La evolución del PCUN (M) en la democracia social en Nepal
Share on Facebook Share on Twitter
 
Otros artículos
 

Las medidas adoptadas en el último año llevaron esta ruptura y las vacilaciones políticas e ideológicas al nivel de entrega. Entrega de llaves de los contenedores, restitución de la propiedad expropiada durante la Guerra Popular a los terratenientes, el acuerdo BIPPA firmado con la India y, finalmente, en noviembre la firma de un acuerdo de 7 puntos lo que significa la liquidación absoluta del EPL son las expresiones de esta línea de entrega.

 

01 Febrero 2012 /Boletín Internacional /N° 113

 

La Guerra Popular dirigida por los revolucionarios maoístas en Nepal era un foco de resistencia que fortaleció todas las fuerzas revolucionarias y comunistas del mundo. Esta resistencia que ha puesto fin a la monarquía de 240 años a costa de miles de mártires y grandes sacrificios ha llegado a un triste final; hay que pensar sobre eso y sacar lecciones del proceso.
Partiendo de la idea de que en Nepal, que está atascado entre China y India, no se pueda mantener ni defender la revolución, en el caso que la lucha avance sólo en la base de la guerra popular, aun en las condiciones de una victoria, el PCN (M) encontró una salida de la situación sobre la base de una alianza con la Alianza de Siete Partidos de la burguesía contra la monarquía en su Congreso de Rolpa en 2005. Los revolucionarios maoístas abrieron así el camino adelante a la lucha a través de una arriesgada maniobra electoral. De esta manera ha sido posible derrocar la monarquía. Lo que esperaba a los revolucionarios maoístas ahora era el proceso de paz que en muchos países había expuesto las fuerzas revolucionarias a una prueba difícil después de luchar durante muchos años bajo las condiciones desfavorables internas e internacionales.
Sin embargo, para la PCN (M), el proceso de paz se convirtió en un "corredor de la corrosión" de los partidos burgueses, Estados Unidos y otras fuerzas imperialistas y del expansionismo indio. El PCUN (M) no fue capaz de posicionarse como una voluntad determinante allí, por el contrario, ha sido la burguesía nepalí y las fuerzas imperialistas y expansionistas que dirigían el proceso y mantenían la iniciativa. Las negociaciones con los partidos burgueses continuaron de forma prolongada sobre la base de las cuestiones de la Constitución y la unificación de los ejércitos. El PCUN (M) no considera las decisiones de renunciarse o de participar en el gobierno y su presencia y sus actos en el parlamento como una táctica para el crecimiento del movimiento popular, sino por el contrario, el movimiento popular fue considerado como una fuerza de reserva utilizada por la consolidación de la situación de PCUN (M) en el Parlamento y por su participación en el gobierno. Con las discusiones bloqueando el proceso, los partidos burgueses y las fuerzas imperialistas y expansionistas crearon importantes oportunidades para aumentar la lucha revolucionaria y la acción popular, pero estos no fueron aprovechados. Los partidos burgueses violaron los acuerdos muchas veces, pero el PCUN (M) insistió en atenerse a estos acuerdos que en realidad se habían vuelto a traer solo desventajas para él. No pudo responder estos procesos abriendo un ámbito legítimo en los ojos del pueblo para retomar las armas y ni siquiera pudo llevar a cabo la línea de la acción popular como lo que había planeado. Gastó mucho tiempo y energía en los debates parlamentarios. Lo que determinó esta línea fue el hecho de que ya no se basaba principalmente en el pueblo. El hecho que no podía solucionar ninguna de las necesidades básicas del pueblo a pesar de su presencia en la Asamblea Constituyente y de los períodos de su presencia en el gobierno hizo que el pueblo se pase a perder su confianza en el partido. Este proceso provocó un esfumo importante también en las filas del Ejército Popular de Liberación. En el plano internacional, el PCUN (M) se aisló cada vez más de las fuerzas revolucionarias, y del Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI) en el primer lugar. Por el contrario, desarrolló sus relaciones por un lado con las fuerzas revisionistas y reformistas en el nivel de los partidos y por el otro lado con las fuerzas imperialistas, incluyendo el expansionismo indio y el imperialismo yanqui, en el nivel de los gobiernos.
El objetivo de destruir el viejo aparato estatal, especialmente el ejército, con violencia fue perdido por completo y apareció una comprensión absoluta de la absorción de este aparato por el EPL y sólo en la base de las negociaciones, después del hecho que este aparato fue tomado directamente por la burguesía de las manos de la monarquía. La Asamblea Constituyente perdió su carácter "constitucional" y se convirtió en una estructura parlamentaria permanente. No solo no intervino en esta situación, sino que también el PCUN (M) se convirtió en una parte de todo esto y paso a paso se convirtió en un elemento del sistema parlamentario.
Paralelamente a este proceso, una forma burocrática de funcionamiento desarrolló en el partido y un estilo de vida y pensamiento de la clase media pasó a predominar entre los cuadros. El partido no llamó a su Congreso a pesar de todas las oportunidades. Así, la tendencia social-demócrata gradualmente ganó la mayoría en el partido.
Las medidas adoptadas en el último año llevaron esta ruptura y las vacilaciones políticas e ideológicas al nivel de entrega. Entrega de llaves de los contenedores, restitución de la propiedad expropiada durante la Guerra Popular a los terratenientes, el acuerdo BIPPA firmado con la India y, finalmente, en noviembre la firma de un acuerdo de 7 puntos lo que significa la liquidación absoluta del EPL son las expresiones de esta línea de entrega.
La oposición de Baidya-Badal representa una importante resistencia en el partido en contra de esta línea de entrega. Sin embargo, la oposición, con su vacilación continua y su insistencia en una solución en la base de reconciliación, debilita su propio terreno. En este momento hay problemas enormes que no pueden ser sacrificados al objetivo de "la unidad del partido". El eje de Prachanda - Bhattarai se ha dirigido abiertamente hacia la democracia social. Al continuar a esperar, la oposición no se salva de ser minoría en el partido, sino por el contrario, esta situación se profundiza aún más. La oposición no será capaz de desarrollar más, sin atreverse a poner sus diferencias en la acción en lugar de tratar de ponerlas en la negociación con la línea socialdemócrata.
La revolución de Nepal es un puesto importante de la resistencia de los pueblos del mundo; y hay que aprender de sus logros así como de las lecciones y de las razones por las cuales llegó a este punto. La táctica de las fuerzas imperialistas de mantener los centros de resistencia revolucionaria en un sitio militar y en un "corredor de la corrosión" logra importantes éxitos en algunas ocasiones. Por eso las fuerzas revolucionarias y comunistas deben comprender estas experiencias muy bien. Y el deber urgente y actual de las fuerzas revolucionarias y comunistas internacionales es observar con cuidado y apoyar cada paso para una salida revolucionaria de este corredor a la corrosión.

 

 

Archivo

 

2019
Mayo Abril
Marzo Febrero
Enero
2018
Diciembre Octubre
Septiembre Junio
Mayo Abril
Marzo Febrero
2017
Diciembre
2014
Abril Febrero
Enero

 

La evolución del PCUN (M) en la democracia social en Nepal
fc Share on Twitter
 

Las medidas adoptadas en el último año llevaron esta ruptura y las vacilaciones políticas e ideológicas al nivel de entrega. Entrega de llaves de los contenedores, restitución de la propiedad expropiada durante la Guerra Popular a los terratenientes, el acuerdo BIPPA firmado con la India y, finalmente, en noviembre la firma de un acuerdo de 7 puntos lo que significa la liquidación absoluta del EPL son las expresiones de esta línea de entrega.

 

01 Febrero 2012 /Boletín Internacional /N° 113

 

La Guerra Popular dirigida por los revolucionarios maoístas en Nepal era un foco de resistencia que fortaleció todas las fuerzas revolucionarias y comunistas del mundo. Esta resistencia que ha puesto fin a la monarquía de 240 años a costa de miles de mártires y grandes sacrificios ha llegado a un triste final; hay que pensar sobre eso y sacar lecciones del proceso.
Partiendo de la idea de que en Nepal, que está atascado entre China y India, no se pueda mantener ni defender la revolución, en el caso que la lucha avance sólo en la base de la guerra popular, aun en las condiciones de una victoria, el PCN (M) encontró una salida de la situación sobre la base de una alianza con la Alianza de Siete Partidos de la burguesía contra la monarquía en su Congreso de Rolpa en 2005. Los revolucionarios maoístas abrieron así el camino adelante a la lucha a través de una arriesgada maniobra electoral. De esta manera ha sido posible derrocar la monarquía. Lo que esperaba a los revolucionarios maoístas ahora era el proceso de paz que en muchos países había expuesto las fuerzas revolucionarias a una prueba difícil después de luchar durante muchos años bajo las condiciones desfavorables internas e internacionales.
Sin embargo, para la PCN (M), el proceso de paz se convirtió en un "corredor de la corrosión" de los partidos burgueses, Estados Unidos y otras fuerzas imperialistas y del expansionismo indio. El PCUN (M) no fue capaz de posicionarse como una voluntad determinante allí, por el contrario, ha sido la burguesía nepalí y las fuerzas imperialistas y expansionistas que dirigían el proceso y mantenían la iniciativa. Las negociaciones con los partidos burgueses continuaron de forma prolongada sobre la base de las cuestiones de la Constitución y la unificación de los ejércitos. El PCUN (M) no considera las decisiones de renunciarse o de participar en el gobierno y su presencia y sus actos en el parlamento como una táctica para el crecimiento del movimiento popular, sino por el contrario, el movimiento popular fue considerado como una fuerza de reserva utilizada por la consolidación de la situación de PCUN (M) en el Parlamento y por su participación en el gobierno. Con las discusiones bloqueando el proceso, los partidos burgueses y las fuerzas imperialistas y expansionistas crearon importantes oportunidades para aumentar la lucha revolucionaria y la acción popular, pero estos no fueron aprovechados. Los partidos burgueses violaron los acuerdos muchas veces, pero el PCUN (M) insistió en atenerse a estos acuerdos que en realidad se habían vuelto a traer solo desventajas para él. No pudo responder estos procesos abriendo un ámbito legítimo en los ojos del pueblo para retomar las armas y ni siquiera pudo llevar a cabo la línea de la acción popular como lo que había planeado. Gastó mucho tiempo y energía en los debates parlamentarios. Lo que determinó esta línea fue el hecho de que ya no se basaba principalmente en el pueblo. El hecho que no podía solucionar ninguna de las necesidades básicas del pueblo a pesar de su presencia en la Asamblea Constituyente y de los períodos de su presencia en el gobierno hizo que el pueblo se pase a perder su confianza en el partido. Este proceso provocó un esfumo importante también en las filas del Ejército Popular de Liberación. En el plano internacional, el PCUN (M) se aisló cada vez más de las fuerzas revolucionarias, y del Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI) en el primer lugar. Por el contrario, desarrolló sus relaciones por un lado con las fuerzas revisionistas y reformistas en el nivel de los partidos y por el otro lado con las fuerzas imperialistas, incluyendo el expansionismo indio y el imperialismo yanqui, en el nivel de los gobiernos.
El objetivo de destruir el viejo aparato estatal, especialmente el ejército, con violencia fue perdido por completo y apareció una comprensión absoluta de la absorción de este aparato por el EPL y sólo en la base de las negociaciones, después del hecho que este aparato fue tomado directamente por la burguesía de las manos de la monarquía. La Asamblea Constituyente perdió su carácter "constitucional" y se convirtió en una estructura parlamentaria permanente. No solo no intervino en esta situación, sino que también el PCUN (M) se convirtió en una parte de todo esto y paso a paso se convirtió en un elemento del sistema parlamentario.
Paralelamente a este proceso, una forma burocrática de funcionamiento desarrolló en el partido y un estilo de vida y pensamiento de la clase media pasó a predominar entre los cuadros. El partido no llamó a su Congreso a pesar de todas las oportunidades. Así, la tendencia social-demócrata gradualmente ganó la mayoría en el partido.
Las medidas adoptadas en el último año llevaron esta ruptura y las vacilaciones políticas e ideológicas al nivel de entrega. Entrega de llaves de los contenedores, restitución de la propiedad expropiada durante la Guerra Popular a los terratenientes, el acuerdo BIPPA firmado con la India y, finalmente, en noviembre la firma de un acuerdo de 7 puntos lo que significa la liquidación absoluta del EPL son las expresiones de esta línea de entrega.
La oposición de Baidya-Badal representa una importante resistencia en el partido en contra de esta línea de entrega. Sin embargo, la oposición, con su vacilación continua y su insistencia en una solución en la base de reconciliación, debilita su propio terreno. En este momento hay problemas enormes que no pueden ser sacrificados al objetivo de "la unidad del partido". El eje de Prachanda - Bhattarai se ha dirigido abiertamente hacia la democracia social. Al continuar a esperar, la oposición no se salva de ser minoría en el partido, sino por el contrario, esta situación se profundiza aún más. La oposición no será capaz de desarrollar más, sin atreverse a poner sus diferencias en la acción en lugar de tratar de ponerlas en la negociación con la línea socialdemócrata.
La revolución de Nepal es un puesto importante de la resistencia de los pueblos del mundo; y hay que aprender de sus logros así como de las lecciones y de las razones por las cuales llegó a este punto. La táctica de las fuerzas imperialistas de mantener los centros de resistencia revolucionaria en un sitio militar y en un "corredor de la corrosión" logra importantes éxitos en algunas ocasiones. Por eso las fuerzas revolucionarias y comunistas deben comprender estas experiencias muy bien. Y el deber urgente y actual de las fuerzas revolucionarias y comunistas internacionales es observar con cuidado y apoyar cada paso para una salida revolucionaria de este corredor a la corrosión.