¡La rabia de las madres estrangulará a los asesinos!
Share on Facebook Share on Twitter

 
Otros artículos
 

 

Septiembre 2018 / Boletín Internacional / N° 190

Además de llevar a cabo una represión sistemática sobre la clase obrera, los pueblos y las identidades oprimidas para mantener el poder ilegítimo de su propia clase, los estados burgueses sostienen la liquidación física de quienes amenazan su orden de tiranía como una causa existencial para ellos mismos. Por este motivo, el orden burgués no impide movilizar a sus fuerzas oficiales y no oficiales contra las principales filas de las oprimidas; aislarlos en las cárceles, imponer un exilio a través de diversas formas de opresión o aniquilarlos mediante asesinatos. Dentro de este contexto, las desapariciones forzadas son una de las políticas estatales más crueles a través de las cuales el fascismo se vuelve claramente concertado.
El 25 de agosto, la dictadura fascista de Erdoğan atacó brutalmente la 700° solemne vigilia de las "Madres del Sábado", que se han reunido en Estambul / Plaza de Galatasaray durante 23 años, sentados en silencio con fotos de sus familiares desaparecidos durante la detención policial. Cientos de personas han sido sometidas a la violencia policial con cañones de agua, gas lacrimógeno y balas de plástico, y 47 de ellas fueron detenidas, incluidas las familias de las desaparecidas, como Emine Ocak, madre de 82 años. En los días siguientes, el ministro del Interior, Süleyman Soylu, defendió la violencia policial al insultar a las madres y anunció que el estado ya no permitirá las vigilias del sábado. Ahora, el estado fascista toma la Plaza Galatasaray bajo asedio todos los sábados, mientras que las Madres Sábado siguen reuniéndose y escalando su verdadera voz frente a las barricadas policiales. Sobre todo con su período de los años 90 los desapariciones forzadas, este crimen universal de humanidad, tienen un lugar excepcional en Turquía y Kurdistán del Norte. Mientras la lucha y la resistencia crecían en los años 90, específicamente con los levantamientos masivos del pueblo kurdo en Kurdistán del Norte bajo el liderazgo del Movimiento de Liberación Kurdo, pero también con el despertar revolucionario en la parte oeste de Turquía que se manifestaba a través de los trabajadores, resistencias y levantamientos en los barrios obreros de las grandes ciudades, el estado turco fascista respondía a esta "situación revolucionaria" llevando a cabo los métodos más horribles de su guerra sucia; quemar pueblos kurdos, detenciones continuas, violaciones, torturas, asesinatos directos y desapariciones forzadas. Fue el período en el que mucho*as revolucionario*as, kurdos y alevi estaban "desapareciendo" después de ser secuestrados por las fuerzas del Estado; dejando a sus familiares con una esperanza poco clara por el resto de su vida. La lucha de las Madres del Sábado comenzó en ese período oscuro de los 90, después de Hasan Ocak, uno de los cuadros fundadores del MLKP, secuestrado por la policía el 21 de marzo de 1995, principalmente por su papel principal en el levantamiento de Gazi , que surgió después del ataque de la contraguerrilla a un café de los Alevi en el barrio de Estambul / Gazi. La policía negó su detención, mientras que su familia y lo*as camaradas de Hasan Ocak se movilizaron inmediatamente para llamar la atención del público con la campaña "lo llevó vivo, lo queremos vivo", para evitar que sea asesinado. Después de varias formas de acciones incluyendo ocupar los edificios del partido del gobierno, huelgas de hambre, mítines y conferencias de prensa en las plazas, edificios de televisión, universidades, lugares de trabajo, etc., el cuerpo de Hasan Ocak fue encontrado en el cementerio de los anónimos. Resultó que fue asesinado bajo tortura.
Como el estado quedó atrapado en el acto, la lucha evolucionó a una etapa extendida con las sentadas del sábado, pidiendo los nombres de los responsables de este crimen humano. Todos los sábados, la plaza Galatasaray se convirtió en la voz de varios casos de desapariciones. Junto con las vigilias semanales, lo*as compañero*as de Hasan Ocak se pusieron a extender la lucha. Primero organizaron una "Convención de Madres" en Estambul que reunió a muchas madres de las personas desaparecidas por la fuerza. Luego, el proceso adquirió un alcance universal en la Primera Conferencia Internacional contra las Desapariciones Forzadas que se celebró en Estambul entre el 17 y el 19 de mayo de 1996. Allí, la conferencia anunció la fundación del Comité Internacional contra las Desapariciones (ICAD) que se convirtió en una plataforma que permitió la lucha contra las desapariciones en Turquía y Kurdistán para reunirse con otras activistas de todo el mundo, como Colombia, Sri Lanka, las madres de la plaza de Mayo en Argentina, Filipinas ...
El grito "silencioso" de las Madres de los Sábados, que estaba revelando un crimen esencial del fascismo, ha sido tratado muchas veces hasta ahora. A partir de la vigilia 170, la policía comenzó a atacar las sentadas semanales. La violencia policial duró siete meses contra los familiares de los desaparecidos por la fuerza junto con los defensores de los derechos humanos; fueron amenazados, golpeados, detenidos, torturados, arrestados ... El 13 de mayo de 1999, las madres del sábado anunciaron que dieron un descanso a las vigilias semanales, pero el acciones y mítines durante la "Semana Internacional de Lucha contra las Desapariciones" continuaron. Después de un receso de 10 años, las vigilias de los sábados se reanudaron el 31 de enero de 2009 y ahora han llegado a la semana 702. Continúan solicitando la denuncia de los crímenes estatales en nombre de las desapariciones forzadas. Hoy, aquellos que quieren oprimir la verdadera voz de las Madres del Sábado una vez más, son los mismos que emprenden esta oscura herencia de los 90. Al atribuir su poder ilegítimo a la opresión fascista, la dictadura de Erdoğan lleva a cabo una política de liquidación mucho más extendida sobre los kurdos, Alevis y las filas revolucionarias de la sociedad. Esta es la razón por la cual cualquier voz de justicia se convierte en una amenaza existencial para su orden de tiranía, tal como lo hace el llamado a la justicia de las Madres del Sábado. Con su determinación y voluntad de 23 años que continúa hoy en día contra las barricadas policiales, la lucha de las Madres del Sábado es una base para que los pueblos oprimidos derroten a la dictadura fascista de Erdoğan en su guerra total contra la verdad misma. Es decir: "¡La rabia de las madres estrangulará a los asesinos!"

 

 

Archivo

 

2018
Octubre Septiembre
Junio Mayo
Abril Marzo
Febrero
2017
Diciembre
2014
Abril Febrero
Enero
2013
Junio
2012
Marzo Febrero
2011
Noviembre Octubre
Septiembre

 

¡La rabia de las madres estrangulará a los asesinos!
fc Share on Twitter

 

 

Septiembre 2018 / Boletín Internacional / N° 190

Además de llevar a cabo una represión sistemática sobre la clase obrera, los pueblos y las identidades oprimidas para mantener el poder ilegítimo de su propia clase, los estados burgueses sostienen la liquidación física de quienes amenazan su orden de tiranía como una causa existencial para ellos mismos. Por este motivo, el orden burgués no impide movilizar a sus fuerzas oficiales y no oficiales contra las principales filas de las oprimidas; aislarlos en las cárceles, imponer un exilio a través de diversas formas de opresión o aniquilarlos mediante asesinatos. Dentro de este contexto, las desapariciones forzadas son una de las políticas estatales más crueles a través de las cuales el fascismo se vuelve claramente concertado.
El 25 de agosto, la dictadura fascista de Erdoğan atacó brutalmente la 700° solemne vigilia de las "Madres del Sábado", que se han reunido en Estambul / Plaza de Galatasaray durante 23 años, sentados en silencio con fotos de sus familiares desaparecidos durante la detención policial. Cientos de personas han sido sometidas a la violencia policial con cañones de agua, gas lacrimógeno y balas de plástico, y 47 de ellas fueron detenidas, incluidas las familias de las desaparecidas, como Emine Ocak, madre de 82 años. En los días siguientes, el ministro del Interior, Süleyman Soylu, defendió la violencia policial al insultar a las madres y anunció que el estado ya no permitirá las vigilias del sábado. Ahora, el estado fascista toma la Plaza Galatasaray bajo asedio todos los sábados, mientras que las Madres Sábado siguen reuniéndose y escalando su verdadera voz frente a las barricadas policiales. Sobre todo con su período de los años 90 los desapariciones forzadas, este crimen universal de humanidad, tienen un lugar excepcional en Turquía y Kurdistán del Norte. Mientras la lucha y la resistencia crecían en los años 90, específicamente con los levantamientos masivos del pueblo kurdo en Kurdistán del Norte bajo el liderazgo del Movimiento de Liberación Kurdo, pero también con el despertar revolucionario en la parte oeste de Turquía que se manifestaba a través de los trabajadores, resistencias y levantamientos en los barrios obreros de las grandes ciudades, el estado turco fascista respondía a esta "situación revolucionaria" llevando a cabo los métodos más horribles de su guerra sucia; quemar pueblos kurdos, detenciones continuas, violaciones, torturas, asesinatos directos y desapariciones forzadas. Fue el período en el que mucho*as revolucionario*as, kurdos y alevi estaban "desapareciendo" después de ser secuestrados por las fuerzas del Estado; dejando a sus familiares con una esperanza poco clara por el resto de su vida. La lucha de las Madres del Sábado comenzó en ese período oscuro de los 90, después de Hasan Ocak, uno de los cuadros fundadores del MLKP, secuestrado por la policía el 21 de marzo de 1995, principalmente por su papel principal en el levantamiento de Gazi , que surgió después del ataque de la contraguerrilla a un café de los Alevi en el barrio de Estambul / Gazi. La policía negó su detención, mientras que su familia y lo*as camaradas de Hasan Ocak se movilizaron inmediatamente para llamar la atención del público con la campaña "lo llevó vivo, lo queremos vivo", para evitar que sea asesinado. Después de varias formas de acciones incluyendo ocupar los edificios del partido del gobierno, huelgas de hambre, mítines y conferencias de prensa en las plazas, edificios de televisión, universidades, lugares de trabajo, etc., el cuerpo de Hasan Ocak fue encontrado en el cementerio de los anónimos. Resultó que fue asesinado bajo tortura.
Como el estado quedó atrapado en el acto, la lucha evolucionó a una etapa extendida con las sentadas del sábado, pidiendo los nombres de los responsables de este crimen humano. Todos los sábados, la plaza Galatasaray se convirtió en la voz de varios casos de desapariciones. Junto con las vigilias semanales, lo*as compañero*as de Hasan Ocak se pusieron a extender la lucha. Primero organizaron una "Convención de Madres" en Estambul que reunió a muchas madres de las personas desaparecidas por la fuerza. Luego, el proceso adquirió un alcance universal en la Primera Conferencia Internacional contra las Desapariciones Forzadas que se celebró en Estambul entre el 17 y el 19 de mayo de 1996. Allí, la conferencia anunció la fundación del Comité Internacional contra las Desapariciones (ICAD) que se convirtió en una plataforma que permitió la lucha contra las desapariciones en Turquía y Kurdistán para reunirse con otras activistas de todo el mundo, como Colombia, Sri Lanka, las madres de la plaza de Mayo en Argentina, Filipinas ...
El grito "silencioso" de las Madres de los Sábados, que estaba revelando un crimen esencial del fascismo, ha sido tratado muchas veces hasta ahora. A partir de la vigilia 170, la policía comenzó a atacar las sentadas semanales. La violencia policial duró siete meses contra los familiares de los desaparecidos por la fuerza junto con los defensores de los derechos humanos; fueron amenazados, golpeados, detenidos, torturados, arrestados ... El 13 de mayo de 1999, las madres del sábado anunciaron que dieron un descanso a las vigilias semanales, pero el acciones y mítines durante la "Semana Internacional de Lucha contra las Desapariciones" continuaron. Después de un receso de 10 años, las vigilias de los sábados se reanudaron el 31 de enero de 2009 y ahora han llegado a la semana 702. Continúan solicitando la denuncia de los crímenes estatales en nombre de las desapariciones forzadas. Hoy, aquellos que quieren oprimir la verdadera voz de las Madres del Sábado una vez más, son los mismos que emprenden esta oscura herencia de los 90. Al atribuir su poder ilegítimo a la opresión fascista, la dictadura de Erdoğan lleva a cabo una política de liquidación mucho más extendida sobre los kurdos, Alevis y las filas revolucionarias de la sociedad. Esta es la razón por la cual cualquier voz de justicia se convierte en una amenaza existencial para su orden de tiranía, tal como lo hace el llamado a la justicia de las Madres del Sábado. Con su determinación y voluntad de 23 años que continúa hoy en día contra las barricadas policiales, la lucha de las Madres del Sábado es una base para que los pueblos oprimidos derroten a la dictadura fascista de Erdoğan en su guerra total contra la verdad misma. Es decir: "¡La rabia de las madres estrangulará a los asesinos!"