Las Llamas De La Resistencia Queman En Turquía
Share on Facebook Share on Twitter

 
Otros artículos
 

 

Octubre 2018 / Boletín Internacional / N° 191

 

Los bosques del Kurdistán se están quemando. Los pulmones de las tierras del norte de Kurdistán y Turquía han sido devastados de forma discontinua por más de tres meses. Los incendios forestales, especialmente en Dersim, pero también en las ciudades de Mardin, Hakkari, Şırnak, Diyarbakır y Bingöl, han afectado a las aldeas cercanas a estos bosques. Los incendios comienzan en las regiones bombardeadas por los aviones de guerra del Estado turco fascista colonialista y se extienden rápidamente a las regiones circundantes. Hay un gran silencio en los medios de comunicación burgueses quienes intencionalmente omiten las noticias sobre los incendios. El ejército turco no permite que la gente intervenga en los incendios debido a las operaciones contra la guerrilla. La policía y los soldados han bloqueado a los ciudadanos que intentan apagar los incendios. Parlamentarios de HDP, que han estado tratando de llegar a la región para ver la situación de primera mano, compartir los hechos materiales con la gente y corregir la información errónea, también fueron bloqueados al cruzar a las zonas de fuego. Desafortunadamente, los equipos de voluntarios formados por las personas que viven en esas aldeas no son suficientes para detener los incendios.
Esta situación no es nueva. El Estado burgués turco ha estado utilizando el método de quemar los bosques como una política de guerra. Son los signos típicos de la mentalidad colonialista los que hacen que el estado bombardee las tierras en su propio territorio, se embarque en destruir todo lo que esté vivo o no, siga tan incontrolablemente una política tan agresiva y bárbara. Desde agosto, miles de km2 de tierra y bosque se han quemado. Casas, animales, lugares sagrados, cementerios, naturalezas, valores históricos y recuerdos colectivos de las personas que viven en la región y la mayoría de los cuales son kurdos y alevitas han sido dañados, parcialmente destruidos. El estado fascista pensó que la intensificación de las políticas de opresión contra las personas que integran sus vidas con esta geografía podría ser una solución para suprimir la resistencia de la guerrilla cortando sus venas de la vida, la unión de ellos con la gente. Sin embargo, no tiene éxito, ¿cómo puede una mentalidad semejante poseer estas tierras mientras la resistencia se mantiene después de todo esto?
El estado burgués turco se fundó en una ideología monista, lo que significa que tiene una raza, una religión, un género. Impuso las políticas monistas de identidad dominante turca, sunita y masculina para abrir el camino a la clase capitalista burguesa y desarrollar el capitalismo sobre estas acumulaciones primarias. La tierra de Dersim no es extraña a estas políticas. Las masacres contra los levantamientos de los kurdos y los alevitas a lo largo de la década de 1930 alcanzaron un nivel de genocidio en 1938 y todo fue exterminado, incluso las personas y los animales que viven en las cuevas. Los dirigentes de los trastornos fueron ejecutados. La "ley Dersim" aplicada en ese período continúa hoy de facto.
Nuevamente, las políticas de exterminio se intensificaron en los años 90 después del surgimiento del movimiento de liberación nacional kurdo. Un simple ejemplo de la mentalidad del estado acerca de cómo aborda este tema puede ser la exclusión voluntaria del estado turco en la Comisión Económica Europea de las Naciones Unidas en 1998. La junta turca no firmó el acuerdo ambiental largamente estudiado en esa reunión debido a la objeción de la Presidencia del Estado Mayor del ejército turco. Debido al artículo del acuerdo sobre el intercambio de información sobre las operaciones, el problema y el hecho de que el ejército estaba quemando los bosques podría ser más visible en la opinión pública. El no lo permitió. A lo largo de los años 90, la evacuación forzada de las aldeas y la quema de los bosques son herramientas estratégicas para el ejército turco, pero no acabó con la resistencia de los kurdos, al contrario, se desarrolló. Los pueblos no arrodillaron estas políticas, no se rindieron.
Continuando con esta misión colonialista, la dictadura fascista con los intentos de Erdoğan de mantener a las tierras de Dersim en un continuo asedio y fuego, sigue intentando destruir la voluntad de las diversas fuerzas guerrilleras que luchan en las montañas de Dersim por la libertad y el socialismo, asi como por la revolución unida de Turquía y Kurdistán. La supresión violenta de la democracia y las demandas de igualdad de los pueblos tiene consecuencias tanto políticas como ecológicas. Otra razón para quemar los bosques es abrir terrenos para actividades de minería y construcción. La guerra y la política rentista van de la mano. En la mayoría de los casos, las tierras quemadas se otorgan a las empresas turísticas o mineras. El crimen aquí es contra la humanidad, es contra la naturaleza, no solo contra la guerrilla o el pueblo de Dersim. El razonamiento de seguridad es una excusa barata para la mentalidad colonialista y un camino de escape constante para continuar con sus masacres.
La aniquilación de los seres vivos es una política de desmemorización genocida de purgar al Kurdistán de la identidad kurda y alevita. La cuestión kurda es una cuestión vital para el estado burgués turco, es una pregunta existencial y una prioridad máxima en aras de la continuación de la
Estado. Y esta prioridad ahora vuelve a coincidir con la reciente crisis económica. El jefe fascista Erdoğan apunta a echarle la culpa a las "fuerzas extranjeras", a los "traidores", a los "terroristas" usando el nacionalismo amargo y oscuro para dividir a la clase trabajadora en los recientes desarrollos económicos. A medida que la guerrilla logró mantenerse, tendió a bloquear todas las ciudades, ya que la resistencia no desaparece, se embarcó en la destrucción de toda la geografía. A pesar de que ha sido un período de verano en el que los revolucionarios tuvieron más mártires que en los últimos años, junto al movimiento de liberación nacional kurdo, las fuerzas revolucionarias emprendieron acciones efectivas. Los mártires de HBDH, PKK , MKP , DKP-BÖG, TKP -ML y nuestro partido MLKP regaron las tierras con su sangre en este período de verano. Los mártires muestran las dimensiones del sacrificio, la determinación y defienden la voluntad del poder humano contra la superioridad técnica. Los revolucionarios que prometieron la libertad a sus pueblos no abandonaron su lucha para prender las llamas de la lucha sobre el fascismo, para extenderla. Organizar un movimiento de masas de los pueblos de Turquía contra Erdoğan, quien declara abiertamente que arrestará a los candidatos del HDP en las próximas elecciones locales, que unen y sincronizan este movimiento con la resistencia guerrillera son una tarea urgente para los revolucionarios. Tras sacudir sus cimientos, la dictadura fascista se vuelve agresiva, se desploma en una crisis más profunda. La crisis política del estado, que coincide con la crisis existencial del capitalismo, se insinúa fuertemente en la reciente crisis económica. Dado que esta crisis económica es estructural, las políticas para superar la crisis económica, por otra parte, no son económicas, sino más bien ideológicas. Las políticas de agresión chovinista son parte de ello. Sin embargo, el Estado pierde su hegemonía ideológica en comparación con el pasado. A pesar de todas las masacres, los brutales ataques de la policía y los soldados, los intentos de derribar a la guerrilla, la resistencia de los pueblos no se apaga. No puede superar esta crisis quemando los bosques y la naturaleza. Porque los comunistas y revolucionarios de Turquía y Kurdistán continúan luchando por la libertad y el honor de los pueblos y por la victoria del socialismo en la vanguardia.

 

 

Archivo

 

2018
Octubre Septiembre
Junio Mayo
Abril Marzo
Febrero
2017
Diciembre
2014
Abril Febrero
Enero
2013
Junio
2012
Marzo Febrero
2011
Noviembre Octubre
Septiembre

 

Las Llamas De La Resistencia Queman En Turquía
fc Share on Twitter

 

 

Octubre 2018 / Boletín Internacional / N° 191

 

Los bosques del Kurdistán se están quemando. Los pulmones de las tierras del norte de Kurdistán y Turquía han sido devastados de forma discontinua por más de tres meses. Los incendios forestales, especialmente en Dersim, pero también en las ciudades de Mardin, Hakkari, Şırnak, Diyarbakır y Bingöl, han afectado a las aldeas cercanas a estos bosques. Los incendios comienzan en las regiones bombardeadas por los aviones de guerra del Estado turco fascista colonialista y se extienden rápidamente a las regiones circundantes. Hay un gran silencio en los medios de comunicación burgueses quienes intencionalmente omiten las noticias sobre los incendios. El ejército turco no permite que la gente intervenga en los incendios debido a las operaciones contra la guerrilla. La policía y los soldados han bloqueado a los ciudadanos que intentan apagar los incendios. Parlamentarios de HDP, que han estado tratando de llegar a la región para ver la situación de primera mano, compartir los hechos materiales con la gente y corregir la información errónea, también fueron bloqueados al cruzar a las zonas de fuego. Desafortunadamente, los equipos de voluntarios formados por las personas que viven en esas aldeas no son suficientes para detener los incendios.
Esta situación no es nueva. El Estado burgués turco ha estado utilizando el método de quemar los bosques como una política de guerra. Son los signos típicos de la mentalidad colonialista los que hacen que el estado bombardee las tierras en su propio territorio, se embarque en destruir todo lo que esté vivo o no, siga tan incontrolablemente una política tan agresiva y bárbara. Desde agosto, miles de km2 de tierra y bosque se han quemado. Casas, animales, lugares sagrados, cementerios, naturalezas, valores históricos y recuerdos colectivos de las personas que viven en la región y la mayoría de los cuales son kurdos y alevitas han sido dañados, parcialmente destruidos. El estado fascista pensó que la intensificación de las políticas de opresión contra las personas que integran sus vidas con esta geografía podría ser una solución para suprimir la resistencia de la guerrilla cortando sus venas de la vida, la unión de ellos con la gente. Sin embargo, no tiene éxito, ¿cómo puede una mentalidad semejante poseer estas tierras mientras la resistencia se mantiene después de todo esto?
El estado burgués turco se fundó en una ideología monista, lo que significa que tiene una raza, una religión, un género. Impuso las políticas monistas de identidad dominante turca, sunita y masculina para abrir el camino a la clase capitalista burguesa y desarrollar el capitalismo sobre estas acumulaciones primarias. La tierra de Dersim no es extraña a estas políticas. Las masacres contra los levantamientos de los kurdos y los alevitas a lo largo de la década de 1930 alcanzaron un nivel de genocidio en 1938 y todo fue exterminado, incluso las personas y los animales que viven en las cuevas. Los dirigentes de los trastornos fueron ejecutados. La "ley Dersim" aplicada en ese período continúa hoy de facto.
Nuevamente, las políticas de exterminio se intensificaron en los años 90 después del surgimiento del movimiento de liberación nacional kurdo. Un simple ejemplo de la mentalidad del estado acerca de cómo aborda este tema puede ser la exclusión voluntaria del estado turco en la Comisión Económica Europea de las Naciones Unidas en 1998. La junta turca no firmó el acuerdo ambiental largamente estudiado en esa reunión debido a la objeción de la Presidencia del Estado Mayor del ejército turco. Debido al artículo del acuerdo sobre el intercambio de información sobre las operaciones, el problema y el hecho de que el ejército estaba quemando los bosques podría ser más visible en la opinión pública. El no lo permitió. A lo largo de los años 90, la evacuación forzada de las aldeas y la quema de los bosques son herramientas estratégicas para el ejército turco, pero no acabó con la resistencia de los kurdos, al contrario, se desarrolló. Los pueblos no arrodillaron estas políticas, no se rindieron.
Continuando con esta misión colonialista, la dictadura fascista con los intentos de Erdoğan de mantener a las tierras de Dersim en un continuo asedio y fuego, sigue intentando destruir la voluntad de las diversas fuerzas guerrilleras que luchan en las montañas de Dersim por la libertad y el socialismo, asi como por la revolución unida de Turquía y Kurdistán. La supresión violenta de la democracia y las demandas de igualdad de los pueblos tiene consecuencias tanto políticas como ecológicas. Otra razón para quemar los bosques es abrir terrenos para actividades de minería y construcción. La guerra y la política rentista van de la mano. En la mayoría de los casos, las tierras quemadas se otorgan a las empresas turísticas o mineras. El crimen aquí es contra la humanidad, es contra la naturaleza, no solo contra la guerrilla o el pueblo de Dersim. El razonamiento de seguridad es una excusa barata para la mentalidad colonialista y un camino de escape constante para continuar con sus masacres.
La aniquilación de los seres vivos es una política de desmemorización genocida de purgar al Kurdistán de la identidad kurda y alevita. La cuestión kurda es una cuestión vital para el estado burgués turco, es una pregunta existencial y una prioridad máxima en aras de la continuación de la
Estado. Y esta prioridad ahora vuelve a coincidir con la reciente crisis económica. El jefe fascista Erdoğan apunta a echarle la culpa a las "fuerzas extranjeras", a los "traidores", a los "terroristas" usando el nacionalismo amargo y oscuro para dividir a la clase trabajadora en los recientes desarrollos económicos. A medida que la guerrilla logró mantenerse, tendió a bloquear todas las ciudades, ya que la resistencia no desaparece, se embarcó en la destrucción de toda la geografía. A pesar de que ha sido un período de verano en el que los revolucionarios tuvieron más mártires que en los últimos años, junto al movimiento de liberación nacional kurdo, las fuerzas revolucionarias emprendieron acciones efectivas. Los mártires de HBDH, PKK , MKP , DKP-BÖG, TKP -ML y nuestro partido MLKP regaron las tierras con su sangre en este período de verano. Los mártires muestran las dimensiones del sacrificio, la determinación y defienden la voluntad del poder humano contra la superioridad técnica. Los revolucionarios que prometieron la libertad a sus pueblos no abandonaron su lucha para prender las llamas de la lucha sobre el fascismo, para extenderla. Organizar un movimiento de masas de los pueblos de Turquía contra Erdoğan, quien declara abiertamente que arrestará a los candidatos del HDP en las próximas elecciones locales, que unen y sincronizan este movimiento con la resistencia guerrillera son una tarea urgente para los revolucionarios. Tras sacudir sus cimientos, la dictadura fascista se vuelve agresiva, se desploma en una crisis más profunda. La crisis política del estado, que coincide con la crisis existencial del capitalismo, se insinúa fuertemente en la reciente crisis económica. Dado que esta crisis económica es estructural, las políticas para superar la crisis económica, por otra parte, no son económicas, sino más bien ideológicas. Las políticas de agresión chovinista son parte de ello. Sin embargo, el Estado pierde su hegemonía ideológica en comparación con el pasado. A pesar de todas las masacres, los brutales ataques de la policía y los soldados, los intentos de derribar a la guerrilla, la resistencia de los pueblos no se apaga. No puede superar esta crisis quemando los bosques y la naturaleza. Porque los comunistas y revolucionarios de Turquía y Kurdistán continúan luchando por la libertad y el honor de los pueblos y por la victoria del socialismo en la vanguardia.