La Huelga de Hambre contra el Aislamiento y el Terrorismo de Arresto del Estado
Share on Facebook Share on Twitter

 
Otros artículos
 

 

 Diciembre 2018 / Boletín Internacional / No: 193

El aislamiento solitario y agravado contra el líder del PKK , Abdullah Ocalan, sigue siendo una respuesta explícita del estado fascista colonialista hacia la cuestión kurda. Al líder del pueblo kurdo, Ocalan, no se le ha permitido ver a nadie, incluida su familia. El aislamiento de Ocalan comenzó después del "proceso de paz", que terminó con la masacre de Suruç donde murieron 33 revolucionarios, incluidos líderes juveniles comunistas, y que ocurrió después de las elecciones del 7 de junio de 2015*. Desde julio de 2015, el estado turco fascista exacerbó la guerra y llevó a cabo brutales masacres. Este proceso de "golpe de Estado" civil, que el AKP evolucionó en el fascismo de Palace**, continuó con la captura del control total de la policía y el ejército por parte del régimen del Palacio Erdogan después del intento fallido de golpe del movimiento Gulenista el 15 de julio de 2016. Siguiendo a esto, el régimen parlamentario cambia al régimen presidencial, mediante el referéndum del 16 de abril de 2017 y las elecciones generales del 24 de junio de 2018. Tratando de superar su crisis de legitimidad social para mantener su dictadura, el régimen del jefe fascista arrestó a los diputados electos del HDP para cerrar completamente los canales de lucha democrática en este proceso. Entre los arrestados, hubo copresidentes del HDP, Selahattin Demirtas como representante del movimiento de liberación nacional kurdo y Figen Yüksekdag como representante del movimiento comunista. Sin embargo, ex parlamentarios juntos con decenas de miles de miembros del HDP están en prisión, los procesos judiciales no están funcionando para los presos políticos. Solo recientemente, la decisión de CEDH (Tribunal Europeo de Derechos Humanos) para la liberación de Demirtas no se ha puesto en orden.

Leyla Güven, presidenta de DTK (Congreso de la Sociedad Democratico) estuvo entre las detenidas antes de las elecciones pasados del 24 de junio de 2018. Ella ha sido elegida en estas elecciones, pero a pesar de que ganó impunidad, no fue liberada. Como mujer kurda que se resiste, Leyla Güven ve el aislamiento contra Öcalan como el aislamiento contra la libertad del pueblo kurdo. Por esta razón comenzó una huelga de hambre con la única exigencia de eliminar el aislamiento contra Öcalan. Inmediatamente, otros presos políticos se unieron a esta resistencia a la huelga de hambre. Además, HDP comenzó a apoyar las huelgas de hambre en las edificios de su partido en diferentes ciudades. Como el estado se siente intimidado por cualquier tipo de resistencia, la policía allanó los edificios del HDP y detuvo a los huelguistas de hambre, para evitar que se extienda a las calles y entre las masas. Sin embargo, las huelgas no terminaron, los próximos días, los recién llegados se hicieron cargo del turno y se unieron a la huelga de hambre. Por lo tanto, la demanda "espontánea" de esta resistencia del huelga de hambre se convirtió en detener el terrorismo de arresto del estado y la liberación de los arrestados. Como comenzó con esta esencia, se convirtió en un medio más aparente de lucha antifascista durante este último mes.
Intentando aumentar su poder político al apoyarse en las relaciones con la UE antes de 2007, el AKP hizo que el proceso de cerrar partidos por ley fuera extremadamente difícil, lo que en realidad también es una precaución para no cerrarse en el futuro. Por eso, Erdoğan no quiere recuperar este procedimiento de supresión, sino que utiliza diferentes herramientas. No cierra el HDP, pero trata de hacerlo disfuncional al arrestar a todos sus cuadros que todavía están fuera de la prisión. Esta táctica ha sido frustrado hasta ahora, por la amplia base del partido y la capacidad de organización de las activistas en torno al HDP, pero esta resistencia todavía no es suficiente para detener estos ataques y hacer retroceder al terror fascista.
El terror del arresto del estado y su violencia no han sido solo hacia las huelgas de hambre. Las acciones de las obreras contra la compañía francesa Flormar en este verano, los obreros de las obras de construcción del 3er aeropuerto de Estambul son ejemplos del crecimiento de resistencias trabajadoras. El mayor número de arrestos de obreros en la historia de Turquía se vio en la acción de la resistencia del 3er aeropuerto de Estambul, más de 400 obreros fueron puestos bajo custodia en una noche, y líderes sindicales fueron arrestados. Las acciones de los obreros están extendiendo a medida que la crisis económica crece, pero no continúan con una integridad entre sí y pueden ser suprimidas por la violencia policial, ya que aún no se han reunido con los otros canales de resistencia antifascista.
Este período nos mostrará los efectos duraderos de la crisis económica y, por lo tanto, de las acciones de los obreros. En tal período, Turquía se enfrentará nuevamente con una elección. Las elecciones, que se utilizan como un medio para ganar legitimidad social para superar la crisis de legitimidad de la dictadura de Erdoğan, volverán a ser funcionales mientras se usen como un medio para abrir el camino a la lucha revolucionaria, para extender la resistencia antifascista a la base para el HDP, que es el frente de unidad democrática de los oprimidos, incluidos los comunistas y el movimiento de liberación nacional kurdo. Acercarse a elecciones como el típico partido burgués paralizará este propósito de HDP con los entusiasmos legalistas y parlamentarios. En este sentido, la lucha contra las secciones en el HDP, que tienen la intención de afiliarse a la izquierda burguesa (como CHP ) y los liberales, es una de las tareas de los socialistas dentro del HDP. Esencialmente, es porque tal alianza con la izquierda burguesa debilitará el HDP y ese paso será un paso para liquidar la esencia revolucionaria del partido. Por eso las huelgas de hambre, las manifestaciones callejeras, las acciones de los obreros, las resistencias locales a la devastación ecológica, los pasos rebeldes de los jóvenes desempleados o estudiantes, cualquier tipo de resistencia que se oponga al fascismo de Erdoğan están a la vista de los comunistas. Los comunistas tratarán de unificarlos con el frente democrático unido encarnado en HDP.
En tal ambiente político, los revolucionarios, que están decididos a mantener sus posiciones de lucha democrática hasta el último momento, se están movilizando contra los arrestos al restablecer los órganos de su partido una y otra vez. Usan esto como una forma de resistencia hoy contra el fascismo. Y las huelgas de hambre iniciadas por Leyla Güven entraron en escena como una de estas formas. Como comunistas, estamos participando en esta resistencia con toda nuestra fuerza desde Europa, a Turquía, desde el Kurdistán del Norte hasta Rojava. Abrazamos la demanda de libertad de Öcalan para derrotar al fascismo y hacer avanzar la alianza histórica con el movimiento de liberación nacional kurdo sobre una base revolucionaria. Los comunistas, que se unieron directamente a las huelgas de hambre en algunas ciudades, o que hicieron visitas de solidaridad a los edificios del HDP, hicieron agitación y propaganda en las calles, se atrevieron a pagar el precio contra la violencia estatal. La derrota del fascismo solo puede ser posible mediante el uso simultáneo de medios armados o desarmados, organizando acciones pacíficas o acciones basadas en la violencia y revolucionando cada posición que tenemos. Emprendemos la tarea de ser un tubo de respiración para nuestros pueblos con nuestros cuerpos en nuestras tierras donde Erdoğan trata de no permitir a aquellos que no se venuncian a su libertad.

 

 

Archivo

 

2019
Mayo Abril
Marzo Febrero
Enero
2018
Diciembre Octubre
Septiembre Junio
Mayo Abril
Marzo Febrero
2017
Diciembre
2014
Abril Febrero
Enero

 

La Huelga de Hambre contra el Aislamiento y el Terrorismo de Arresto del Estado
fc Share on Twitter

 

 

 Diciembre 2018 / Boletín Internacional / No: 193

El aislamiento solitario y agravado contra el líder del PKK , Abdullah Ocalan, sigue siendo una respuesta explícita del estado fascista colonialista hacia la cuestión kurda. Al líder del pueblo kurdo, Ocalan, no se le ha permitido ver a nadie, incluida su familia. El aislamiento de Ocalan comenzó después del "proceso de paz", que terminó con la masacre de Suruç donde murieron 33 revolucionarios, incluidos líderes juveniles comunistas, y que ocurrió después de las elecciones del 7 de junio de 2015*. Desde julio de 2015, el estado turco fascista exacerbó la guerra y llevó a cabo brutales masacres. Este proceso de "golpe de Estado" civil, que el AKP evolucionó en el fascismo de Palace**, continuó con la captura del control total de la policía y el ejército por parte del régimen del Palacio Erdogan después del intento fallido de golpe del movimiento Gulenista el 15 de julio de 2016. Siguiendo a esto, el régimen parlamentario cambia al régimen presidencial, mediante el referéndum del 16 de abril de 2017 y las elecciones generales del 24 de junio de 2018. Tratando de superar su crisis de legitimidad social para mantener su dictadura, el régimen del jefe fascista arrestó a los diputados electos del HDP para cerrar completamente los canales de lucha democrática en este proceso. Entre los arrestados, hubo copresidentes del HDP, Selahattin Demirtas como representante del movimiento de liberación nacional kurdo y Figen Yüksekdag como representante del movimiento comunista. Sin embargo, ex parlamentarios juntos con decenas de miles de miembros del HDP están en prisión, los procesos judiciales no están funcionando para los presos políticos. Solo recientemente, la decisión de CEDH (Tribunal Europeo de Derechos Humanos) para la liberación de Demirtas no se ha puesto en orden.

Leyla Güven, presidenta de DTK (Congreso de la Sociedad Democratico) estuvo entre las detenidas antes de las elecciones pasados del 24 de junio de 2018. Ella ha sido elegida en estas elecciones, pero a pesar de que ganó impunidad, no fue liberada. Como mujer kurda que se resiste, Leyla Güven ve el aislamiento contra Öcalan como el aislamiento contra la libertad del pueblo kurdo. Por esta razón comenzó una huelga de hambre con la única exigencia de eliminar el aislamiento contra Öcalan. Inmediatamente, otros presos políticos se unieron a esta resistencia a la huelga de hambre. Además, HDP comenzó a apoyar las huelgas de hambre en las edificios de su partido en diferentes ciudades. Como el estado se siente intimidado por cualquier tipo de resistencia, la policía allanó los edificios del HDP y detuvo a los huelguistas de hambre, para evitar que se extienda a las calles y entre las masas. Sin embargo, las huelgas no terminaron, los próximos días, los recién llegados se hicieron cargo del turno y se unieron a la huelga de hambre. Por lo tanto, la demanda "espontánea" de esta resistencia del huelga de hambre se convirtió en detener el terrorismo de arresto del estado y la liberación de los arrestados. Como comenzó con esta esencia, se convirtió en un medio más aparente de lucha antifascista durante este último mes.
Intentando aumentar su poder político al apoyarse en las relaciones con la UE antes de 2007, el AKP hizo que el proceso de cerrar partidos por ley fuera extremadamente difícil, lo que en realidad también es una precaución para no cerrarse en el futuro. Por eso, Erdoğan no quiere recuperar este procedimiento de supresión, sino que utiliza diferentes herramientas. No cierra el HDP, pero trata de hacerlo disfuncional al arrestar a todos sus cuadros que todavía están fuera de la prisión. Esta táctica ha sido frustrado hasta ahora, por la amplia base del partido y la capacidad de organización de las activistas en torno al HDP, pero esta resistencia todavía no es suficiente para detener estos ataques y hacer retroceder al terror fascista.
El terror del arresto del estado y su violencia no han sido solo hacia las huelgas de hambre. Las acciones de las obreras contra la compañía francesa Flormar en este verano, los obreros de las obras de construcción del 3er aeropuerto de Estambul son ejemplos del crecimiento de resistencias trabajadoras. El mayor número de arrestos de obreros en la historia de Turquía se vio en la acción de la resistencia del 3er aeropuerto de Estambul, más de 400 obreros fueron puestos bajo custodia en una noche, y líderes sindicales fueron arrestados. Las acciones de los obreros están extendiendo a medida que la crisis económica crece, pero no continúan con una integridad entre sí y pueden ser suprimidas por la violencia policial, ya que aún no se han reunido con los otros canales de resistencia antifascista.
Este período nos mostrará los efectos duraderos de la crisis económica y, por lo tanto, de las acciones de los obreros. En tal período, Turquía se enfrentará nuevamente con una elección. Las elecciones, que se utilizan como un medio para ganar legitimidad social para superar la crisis de legitimidad de la dictadura de Erdoğan, volverán a ser funcionales mientras se usen como un medio para abrir el camino a la lucha revolucionaria, para extender la resistencia antifascista a la base para el HDP, que es el frente de unidad democrática de los oprimidos, incluidos los comunistas y el movimiento de liberación nacional kurdo. Acercarse a elecciones como el típico partido burgués paralizará este propósito de HDP con los entusiasmos legalistas y parlamentarios. En este sentido, la lucha contra las secciones en el HDP, que tienen la intención de afiliarse a la izquierda burguesa (como CHP ) y los liberales, es una de las tareas de los socialistas dentro del HDP. Esencialmente, es porque tal alianza con la izquierda burguesa debilitará el HDP y ese paso será un paso para liquidar la esencia revolucionaria del partido. Por eso las huelgas de hambre, las manifestaciones callejeras, las acciones de los obreros, las resistencias locales a la devastación ecológica, los pasos rebeldes de los jóvenes desempleados o estudiantes, cualquier tipo de resistencia que se oponga al fascismo de Erdoğan están a la vista de los comunistas. Los comunistas tratarán de unificarlos con el frente democrático unido encarnado en HDP.
En tal ambiente político, los revolucionarios, que están decididos a mantener sus posiciones de lucha democrática hasta el último momento, se están movilizando contra los arrestos al restablecer los órganos de su partido una y otra vez. Usan esto como una forma de resistencia hoy contra el fascismo. Y las huelgas de hambre iniciadas por Leyla Güven entraron en escena como una de estas formas. Como comunistas, estamos participando en esta resistencia con toda nuestra fuerza desde Europa, a Turquía, desde el Kurdistán del Norte hasta Rojava. Abrazamos la demanda de libertad de Öcalan para derrotar al fascismo y hacer avanzar la alianza histórica con el movimiento de liberación nacional kurdo sobre una base revolucionaria. Los comunistas, que se unieron directamente a las huelgas de hambre en algunas ciudades, o que hicieron visitas de solidaridad a los edificios del HDP, hicieron agitación y propaganda en las calles, se atrevieron a pagar el precio contra la violencia estatal. La derrota del fascismo solo puede ser posible mediante el uso simultáneo de medios armados o desarmados, organizando acciones pacíficas o acciones basadas en la violencia y revolucionando cada posición que tenemos. Emprendemos la tarea de ser un tubo de respiración para nuestros pueblos con nuestros cuerpos en nuestras tierras donde Erdoğan trata de no permitir a aquellos que no se venuncian a su libertad.