La Retirada de los EE.UU. de Siria está a Favor de los Pueblos, la Revolución Continuará
Share on Facebook Share on Twitter

 
Otros artículos
 

 

Boletín Internacional / N° 195 / Febrero 2019

Cuando el presidente estadounidense Trump declaró que retiraría sus tropas de Siria con una decisión repentina, se consideró que Turquía aprovecharía esta oportunidad rápidamente e implementaría el plan de occupación contra el Rojava declarado anteriormente y que esta decisión ya se había tomado entre EE.UU. y Turquía. Después de unos días, no siguió ningún movimiento de ocupación de Turquía. Eso comprobado que Turquía no tenía nada que ver con la decisión de retiro de los EE.UU. y que no estaba preparada para este cambio. Justo en los días del anuncio de retirada de Trump, Turquía quería poner en práctica su plan de ocupación en Manbij a través de las bandas de la FSA, pero al dejar los frentes exteriores de la ciudad al ejército sirio, las SDF impidió este plan.
Retiro de los Estados Unidos y la Cuestión de "Zona Segura"
Los Estados Unidos no mencionan el retiro por primera vez; ya habían declarado que cambiarían su política de Siria de una manera u otra. Sin embargo, decidieron "quedarse" por un tiempo con la fuente de 4 mil millones de dólares de Arabia Saudita y otros países árabes. Hasta ahora, las acciones de los Estados Unidos se han basado en tratar de encontrar un camino que busque llevar a Turquía y a las fuerzas revolucionarias de Rojava a su propia línea política. La otra potencia imperialista en la región, Rusia, por otro lado, procedía de una línea similar. Mientras que ha estado tratando de poner a Turquía de su lado al beneficiarse de la desintegración política entre Turquía y los EE.UU., Rusia también intentó debilitar las fuerzas revolucionarias de Rojava a favor del régimen de Assad e indirectamente a favor de Turquía. En otras palabras, dos potencias imperialistas intentaron fortalecer su posición aprovechando las contradicciones recíprocas. Sin embargo, en la etapa actual de la guerra civil siria, el campo para aprovechar tales contradicciones se ha reducido tanto para las potencias imperialistas como para los estados colonialistas de la región y también para las fuerzas revolucionarias de Rojava. Las pandillas de Al-Nusra y Al-Qaeda quedaron atrapadas en Idlib y SDF derrotó completamente a ISIS en el campo de Deyr-ez-Zor y lo eliminó de Siria.
La discusión sobre la "zona segura", que surgió en el tweet de Trump inmediatamente después de la decisión de retiro, se encuentra en el centro como un tema que no profundiza para que todos puedan interpretar en sus propios términos. Se entiende que las concesiones que se harán mutuamente, hasta el momento no son suficientes para un plan de "zona segura" aplicable. Mientras Turquía mantiene su mano en alto con un plan de zona de ocupación totalmente controlado por Turquía, incluyendo áreas residenciales justo en el borde a lo largo de toda la línea fronteriza; la Administración Autónoma del norte y del este de Siria y las SDF, declaran que aceptarán una región bajo la supervisión de las Naciones Unidas y no aceptarán ningún plan que incluya a Turquía. De hecho, la Administración Autónoma incluso dice que el ejército sirio puede desplegarse en la línea fronteriza después de negociaciones y acuerdos con el régimen sirio.
Frente a estas solicitudes de ambas partes, EE.UU. ha evitado hasta ahora declarar un calendario concreto para el retiro. El plan se llevará a cabo. Con un plan de "zona segura" de este tipo, por un lado, EE.UU. pretende desalentar y atraer a Turquía de su lado y, por otro, pretende obligar a Rojava a cambiar su línea política, por lo tanto, pretende limitar la capacidad de movimiento independiente de la revolución. En este sentido, la "zona segura", a pesar de la objeción inicial de Turquía, es un paso que Turquía aceptará y deseará para permanecer en el campo; porque los puntos comunes de Rusia-Irán-Siria y Turquía se han ido reduciendo gradualmente hasta acercarse al final del plan de Idlib.
Turquía esta en una Situación Difícil
Por supuesto, extender el proceso de retiro de EE.UU. a un tiempo tiempo indefinido no es un período de espera aceptable para el colonialismo turco, que está listo para tomar medidas, una vez que haya completado los planes de ocupación. Mientras tanto, para la Administración Autónoma, este período se considera como un proceso de preparación contra la ocupación. Por un lado, continúa su búsqueda de proteger sus ganancias al ahorrar tiempo con movimientos diplomáticos y negociaciones con el régimen sirio, Rusia y los Estados Unidos, mientras que al mismo tiempo toma medidas para aumentar la organización de autodefensa de la gente. Para los comunistas, también, la previsión que ve el plan de la zona segura allanará el camino para que los planes de ocupación de Turquía sean realizados. Los pasos diplomáticos que se han tomado para mantener el progreso independiente de la revolución deben combinarse con el fortalecimiento de la defensa y la organización popular de la revolución.
Si miramos este tema más profundamente desde el punto de vista del estado turco, vemos que el campo político de acción del fascismo esta muy estrecho. Las políticas de opresión y masacres planteadas por el fascismo dentro del país no aplastaron la resistencia de las masas, pero la crisis de legitimidad del régimen se profundizó. La reciente resistencia a la huelga de hambre por la abolición del aislamiento de Abdullah Öcalan y el hecho de que el HDP puede movilizar su base de masas a través de todas estas acciones a pesar de los fuertes ataques policiales es la última indicación de esto. Además, los efectos de la crisis económico-financiera ya no puede posponerse. A pesar del fuerte bombardeo de la propaganda chovinista y racista, la dictadura fascista no pudo evitar que la gente cuestionara el presupuesto de guerra.
La crisis del imperialismo reflejo también en Turquía. Los cambios en la política de los Estados Unidos en el Medio Oriente se encuentran entre estas reflexiones y eso afecta a Turquía a través de la cuestión kurda. La cuestión kurda tiene un efecto frontal sobre todas las fuerzas políticas, junto con la situación regional e internacional creada por la revolución de Rojava. En este punto de la guerra civil siria, las frentes se hicieron más claras, mientras que la cuestión kurda es un nuevo umbral de la guerra.
¡Yanqui, vuelve a casa!
La retirada de EE.UU. de Siria esta en favor de todos los pueblos del Medio Oriente, especialmente de los pueblos del norte y este de Siria. Estados Unidos debe apartarse no solo de Siria, sino de todo el Medio Oriente. Así, la lucha antiimperialista, antifascista y anticolonialista por la libertad basada en la lucha unida de los pueblos alcanzará mayores posibilidades de progresar desde su propia línea.
El razonamiento presentado por aquellos que hasta ahora han evitado la solidaridad con Rojava debido a la alianza con los Estados Unidos, fue una excusa que en realidad no se ajustó a los hechos históricos de los últimos 6 años. De hecho, EE.UU. tomó una postura contra Rojava y trató de organizar una contrarrevolución a través del Consejo Nacional Sirio y el Ejército Sirio Libre en primer lugar. Sin embargo, cuando este plan no se mantuvo bien, cuando Rusia-Irán se fortaleció en la región y solo después de la victoria de Kobanê, se estableció una relación con YPG, y solo a nivel militar. La afirmación de que la revolución sobrevive con la existencia de los Estados Unidos significa ignorar los miles de mártires caídos contra el ISIS y las pandillas reaccionarias. Es ignorar a los civiles muertos en la ocupación de Afrin.
Ahora, con esta decisión de retirarse y al otorgar una recompensa a los líderes del PKK y al reafirmar algunos pasos de desarrollo en las relaciones entre Estados Unidos y Turquía sobre la hostilidad kurda, la validez de esta afirmación se vacía por completo.
Todas las fuerzas imperialistas están tratando de hacer que la revolución de Rojava dependa, se someta, y la única forma de prevenir esto es la resistencia de los pueblos y la solidaridad internacional. Ignoran el poder político de Rojava mientras organizan cumbres en Astana, Sochi o Ginebra que no tienen ningún resultado. Estas cumbres no pueden producir nada más que un statu quo para los pueblos de Medio Oriente.
Por lo tanto, la solidaridad internacional sigue siendo urgente y preciosa contra las amenazas de la ocupación actual y los intentos de sumisión imperialistas. La revolución necesita nuevos tubos de arrastre para avanzar y todas las fuerzas progresivas deben centrarse en este punto. La experiencia de las resistencias de Kobanê y Afrin está por venir, la revolución de Rojava todavía está actualizada y debería volver a la agenda de todos los oprimidos del mundo.
Los comunistas y socialistas tendrám su lugar en la revolución no solo con sus fuerzas militares, sino también con sus organizaciones políticas, junto con los pueblos del norte y el este de Siria. La oficina abierta por SYPG (Iniciativa para la Unidad y Solidaridad de los Pueblos) en Dırbêsiye el mes pasado, la participación de la acción del escudo humano en Serêkaniyê y las campañas organizadas por SYPG son expresiones de la existencia de una vena comunista en la región. Las comunistas continúan contribuyendo a la organización de la revolución en todas las áreas como vanguardias con la organización de mujeres Jinên Azad ên Sosyalîst (JAS, Mujeres Socialistas Libres) y la organización juvenil Ciwanên Komûnistên Şoreşger (CKŞ, Juventud Comunista Revolucionaria).
La derrota del fascismo de palacio en Turquía se entrelaza con la revolución regional. Rojava es una posición avanzada de la lucha unificada de las fuerzas revolucionarias en Turquía y el Kurdistán del Norte. El salto de la lucha por la revolución y el socialismo a un nuevo umbral depende de la defensa de esta posición avanzada. 

 

 

 

Archivo

 

2019
Febrero Enero
2018
Diciembre Octubre
Septiembre Junio
Mayo Abril
Marzo Febrero
2017
Diciembre
2014
Abril Febrero
Enero
2013
Junio
2012
Marzo Febrero

 

La Retirada de los EE.UU. de Siria está a Favor de los Pueblos, la Revolución Continuará
fc Share on Twitter

 

 

Boletín Internacional / N° 195 / Febrero 2019

Cuando el presidente estadounidense Trump declaró que retiraría sus tropas de Siria con una decisión repentina, se consideró que Turquía aprovecharía esta oportunidad rápidamente e implementaría el plan de occupación contra el Rojava declarado anteriormente y que esta decisión ya se había tomado entre EE.UU. y Turquía. Después de unos días, no siguió ningún movimiento de ocupación de Turquía. Eso comprobado que Turquía no tenía nada que ver con la decisión de retiro de los EE.UU. y que no estaba preparada para este cambio. Justo en los días del anuncio de retirada de Trump, Turquía quería poner en práctica su plan de ocupación en Manbij a través de las bandas de la FSA, pero al dejar los frentes exteriores de la ciudad al ejército sirio, las SDF impidió este plan.
Retiro de los Estados Unidos y la Cuestión de "Zona Segura"
Los Estados Unidos no mencionan el retiro por primera vez; ya habían declarado que cambiarían su política de Siria de una manera u otra. Sin embargo, decidieron "quedarse" por un tiempo con la fuente de 4 mil millones de dólares de Arabia Saudita y otros países árabes. Hasta ahora, las acciones de los Estados Unidos se han basado en tratar de encontrar un camino que busque llevar a Turquía y a las fuerzas revolucionarias de Rojava a su propia línea política. La otra potencia imperialista en la región, Rusia, por otro lado, procedía de una línea similar. Mientras que ha estado tratando de poner a Turquía de su lado al beneficiarse de la desintegración política entre Turquía y los EE.UU., Rusia también intentó debilitar las fuerzas revolucionarias de Rojava a favor del régimen de Assad e indirectamente a favor de Turquía. En otras palabras, dos potencias imperialistas intentaron fortalecer su posición aprovechando las contradicciones recíprocas. Sin embargo, en la etapa actual de la guerra civil siria, el campo para aprovechar tales contradicciones se ha reducido tanto para las potencias imperialistas como para los estados colonialistas de la región y también para las fuerzas revolucionarias de Rojava. Las pandillas de Al-Nusra y Al-Qaeda quedaron atrapadas en Idlib y SDF derrotó completamente a ISIS en el campo de Deyr-ez-Zor y lo eliminó de Siria.
La discusión sobre la "zona segura", que surgió en el tweet de Trump inmediatamente después de la decisión de retiro, se encuentra en el centro como un tema que no profundiza para que todos puedan interpretar en sus propios términos. Se entiende que las concesiones que se harán mutuamente, hasta el momento no son suficientes para un plan de "zona segura" aplicable. Mientras Turquía mantiene su mano en alto con un plan de zona de ocupación totalmente controlado por Turquía, incluyendo áreas residenciales justo en el borde a lo largo de toda la línea fronteriza; la Administración Autónoma del norte y del este de Siria y las SDF, declaran que aceptarán una región bajo la supervisión de las Naciones Unidas y no aceptarán ningún plan que incluya a Turquía. De hecho, la Administración Autónoma incluso dice que el ejército sirio puede desplegarse en la línea fronteriza después de negociaciones y acuerdos con el régimen sirio.
Frente a estas solicitudes de ambas partes, EE.UU. ha evitado hasta ahora declarar un calendario concreto para el retiro. El plan se llevará a cabo. Con un plan de "zona segura" de este tipo, por un lado, EE.UU. pretende desalentar y atraer a Turquía de su lado y, por otro, pretende obligar a Rojava a cambiar su línea política, por lo tanto, pretende limitar la capacidad de movimiento independiente de la revolución. En este sentido, la "zona segura", a pesar de la objeción inicial de Turquía, es un paso que Turquía aceptará y deseará para permanecer en el campo; porque los puntos comunes de Rusia-Irán-Siria y Turquía se han ido reduciendo gradualmente hasta acercarse al final del plan de Idlib.
Turquía esta en una Situación Difícil
Por supuesto, extender el proceso de retiro de EE.UU. a un tiempo tiempo indefinido no es un período de espera aceptable para el colonialismo turco, que está listo para tomar medidas, una vez que haya completado los planes de ocupación. Mientras tanto, para la Administración Autónoma, este período se considera como un proceso de preparación contra la ocupación. Por un lado, continúa su búsqueda de proteger sus ganancias al ahorrar tiempo con movimientos diplomáticos y negociaciones con el régimen sirio, Rusia y los Estados Unidos, mientras que al mismo tiempo toma medidas para aumentar la organización de autodefensa de la gente. Para los comunistas, también, la previsión que ve el plan de la zona segura allanará el camino para que los planes de ocupación de Turquía sean realizados. Los pasos diplomáticos que se han tomado para mantener el progreso independiente de la revolución deben combinarse con el fortalecimiento de la defensa y la organización popular de la revolución.
Si miramos este tema más profundamente desde el punto de vista del estado turco, vemos que el campo político de acción del fascismo esta muy estrecho. Las políticas de opresión y masacres planteadas por el fascismo dentro del país no aplastaron la resistencia de las masas, pero la crisis de legitimidad del régimen se profundizó. La reciente resistencia a la huelga de hambre por la abolición del aislamiento de Abdullah Öcalan y el hecho de que el HDP puede movilizar su base de masas a través de todas estas acciones a pesar de los fuertes ataques policiales es la última indicación de esto. Además, los efectos de la crisis económico-financiera ya no puede posponerse. A pesar del fuerte bombardeo de la propaganda chovinista y racista, la dictadura fascista no pudo evitar que la gente cuestionara el presupuesto de guerra.
La crisis del imperialismo reflejo también en Turquía. Los cambios en la política de los Estados Unidos en el Medio Oriente se encuentran entre estas reflexiones y eso afecta a Turquía a través de la cuestión kurda. La cuestión kurda tiene un efecto frontal sobre todas las fuerzas políticas, junto con la situación regional e internacional creada por la revolución de Rojava. En este punto de la guerra civil siria, las frentes se hicieron más claras, mientras que la cuestión kurda es un nuevo umbral de la guerra.
¡Yanqui, vuelve a casa!
La retirada de EE.UU. de Siria esta en favor de todos los pueblos del Medio Oriente, especialmente de los pueblos del norte y este de Siria. Estados Unidos debe apartarse no solo de Siria, sino de todo el Medio Oriente. Así, la lucha antiimperialista, antifascista y anticolonialista por la libertad basada en la lucha unida de los pueblos alcanzará mayores posibilidades de progresar desde su propia línea.
El razonamiento presentado por aquellos que hasta ahora han evitado la solidaridad con Rojava debido a la alianza con los Estados Unidos, fue una excusa que en realidad no se ajustó a los hechos históricos de los últimos 6 años. De hecho, EE.UU. tomó una postura contra Rojava y trató de organizar una contrarrevolución a través del Consejo Nacional Sirio y el Ejército Sirio Libre en primer lugar. Sin embargo, cuando este plan no se mantuvo bien, cuando Rusia-Irán se fortaleció en la región y solo después de la victoria de Kobanê, se estableció una relación con YPG, y solo a nivel militar. La afirmación de que la revolución sobrevive con la existencia de los Estados Unidos significa ignorar los miles de mártires caídos contra el ISIS y las pandillas reaccionarias. Es ignorar a los civiles muertos en la ocupación de Afrin.
Ahora, con esta decisión de retirarse y al otorgar una recompensa a los líderes del PKK y al reafirmar algunos pasos de desarrollo en las relaciones entre Estados Unidos y Turquía sobre la hostilidad kurda, la validez de esta afirmación se vacía por completo.
Todas las fuerzas imperialistas están tratando de hacer que la revolución de Rojava dependa, se someta, y la única forma de prevenir esto es la resistencia de los pueblos y la solidaridad internacional. Ignoran el poder político de Rojava mientras organizan cumbres en Astana, Sochi o Ginebra que no tienen ningún resultado. Estas cumbres no pueden producir nada más que un statu quo para los pueblos de Medio Oriente.
Por lo tanto, la solidaridad internacional sigue siendo urgente y preciosa contra las amenazas de la ocupación actual y los intentos de sumisión imperialistas. La revolución necesita nuevos tubos de arrastre para avanzar y todas las fuerzas progresivas deben centrarse en este punto. La experiencia de las resistencias de Kobanê y Afrin está por venir, la revolución de Rojava todavía está actualizada y debería volver a la agenda de todos los oprimidos del mundo.
Los comunistas y socialistas tendrám su lugar en la revolución no solo con sus fuerzas militares, sino también con sus organizaciones políticas, junto con los pueblos del norte y el este de Siria. La oficina abierta por SYPG (Iniciativa para la Unidad y Solidaridad de los Pueblos) en Dırbêsiye el mes pasado, la participación de la acción del escudo humano en Serêkaniyê y las campañas organizadas por SYPG son expresiones de la existencia de una vena comunista en la región. Las comunistas continúan contribuyendo a la organización de la revolución en todas las áreas como vanguardias con la organización de mujeres Jinên Azad ên Sosyalîst (JAS, Mujeres Socialistas Libres) y la organización juvenil Ciwanên Komûnistên Şoreşger (CKŞ, Juventud Comunista Revolucionaria).
La derrota del fascismo de palacio en Turquía se entrelaza con la revolución regional. Rojava es una posición avanzada de la lucha unificada de las fuerzas revolucionarias en Turquía y el Kurdistán del Norte. El salto de la lucha por la revolución y el socialismo a un nuevo umbral depende de la defensa de esta posición avanzada.