¿Por Qué El Estado Turco Quiere El S-400?
Share on Facebook Share on Twitter

 
Otros artículos
 

 

Boletín Internacional / Agosto 2019 / N° 201 

El conflicto S-400 entre los Estados Unidos y el estado turco ha pasado su primera ronda como el primer lote de los sistemas de defensa antimisiles S-400 rusos entregados el 25 de julio. Los EEUU han respondido a esta medida excluyendo a Turquía de la participación industrial de la Programa F-35.
Como recordamos, las negociaciones sobre el S-400 entre Turquía y Rusia comenzaron en 2016, un año después de que Turquía derribó un avión ruso cerca de su frontera con Siria en 2015, que se presentó como un proyecto de ley para compensar la crisis del derribo del avión. Yendo en paralelo con un notable proceso de acercamiento entre dos estados, que se ha desarrollado especialmente sobre sus políticas conjeturalmente coincidentes sobre Siria, las negociaciones S-400 resultaron en un acuerdo de millones de dólares a fines de 2017, bajo el cual Rusia acordó suministrar a Turquía, un miemro estado de la OTAN, con cuatro baterías del S-400. Desde entonces, a pesar de la objeción del gran jefe de la OTAN, incluidas las "amenazas" verbales que señalan diversas sanciones, el estado turco ha conservado principalmente su posición y ha realizado algunos pagos por adelantado, además de recibir préstamos de Rusia. Mientras que el jefe fascista Erdogan ha estado promocionando este proceso como un paso valiente de la nación turca desafiando al sistema imperialista (!), la Federación Rusa, por otro lado, disfrutó de un beneficio importante no solo en un sentido económico sino también político.
Entonces, ¿cuál fue la razón real detrás de Turquía para insistir en el sistema S-400, en lugar del sistema de defensa antimisiles Patriot de la OTAN a expensas de profundizar su conflicto con los Estados Unidos? ¿Está llevando a cabo una lucha antiimperialista contra los Estados Unidos?
Por supuesto no. Al igual que en sus primeros años en el poder, el jefe fascista Erdogan continúa trabajando junto con los Estados Unidos, el FMI, el Banco Mundial y otros tipos de estados imperialistas y monopolios para eliminar cualquier tipo de obstáculos económicos y políticos contra Turquía para seguir siendo una colonia económico-financiera. Los monopolios imperialistas y sus colaboradores integrados, la burguesía monopolista, todavía están explotando a las masas trabajadoras con los métodos más brutales y no hay ningún obstáculo para que dejen que las ganancias fluyan fuera del país. Ni los Estados Unidos ni Erdogan permitirán que se arruine su hermandad de explotación capitalista.
Entonces, ¿por qué Turquía se volvió para profundizar su conflicto con los Estados Unidos comprando el sistema de defensa antimisiles S-400 de Rusia? La respuesta no es otra cosa que la lucha de liberación kurda, la revolución de Rojava.
Si recordamos los primeros años de la guerra civil siria, vemos que Erdogan fue el socio más leal de los EEUU, debido a su apetito sangriento por beneficiarse de un vacío de hegemonía regional. Sin embargo, la liberación kurda evitaró este plan. Si la revolución de Rojava no hubiera comenzado, ya Siria se habría ocupado. Pero después del inicio de la revolución de Rojava y la guerra heroica de las fuerzas revolucionarias contra el ISIS, los EEUU se fueron obligados a construir una alianza táctica con el YPG. Esto llevó a la aproximación del estado turco a Rusia para destruir las ganancias del pueblo kurdo. El jefe fascista Erdogan es muy consciente del hecho de que ni su hegemonía regional ni su propia existencia fascista podrían preservarse a menos que se liquide la revolución de Rojava. Este miedo existencial al estado turco de la lucha de liberación kurda es la razón real para comprar el sistema de defensa antimisiles S-400.
Se puede decir que las fuerzas de Rojava no tienen misiles que amenacen a Turquía. Si es cierto. Es por eso que el S-400 no tiene un significado militar en esta imagen, pero Erdogan usa esta "arma política" como rescate por acercarse a Rusia para que los Estados Unidos toman distania de los kurdos en Rojava, o al menos, hacerlos totalmente neutrales contra su hostilidad fascista y colonialista.
En esta ecuación, el jefe fascista y su equipo se están acercando cada vez más a Rusia para salvar su futuro político, mientras que Rusia aprovecha todas las oportunidades para atraer a Turquía a su lado. Sin embargo, las relaciones económicas y los intereses de clase pueden obligar al jefe fascista a cambiar su camino de nuevo.
Digámoslo una vez más: Turquía es una colonia económico-financiera de los monopolios mundiales. Los estados imperialistas y sus estados colaboradores locales son los representantes de los intereses de la oligarquía financiera global y sus burguesías monopolistas colaboradoras. La economía turca se ha integrado con el mercado mundial dominado por los monopolios mundiales, y Erdoğan ha desempeñado un papel importante en este proceso. Con cualquier tipo de administración burguesa, Turquía no puede cambiar las tornas.
Entonces, si bien Turquía tiene estas relaciones económicas totalmente integradas con la oligarquía financiera, ¿tiene el poder de construir la superestructura política de la manera opuesta? Aquí, no defendemos que las relaciones económicas determinen la superestructura política como una copia. Esto no sería otra cosa que el determinismo económico. No hay duda de que las contradicciones entre las clases dominantes, la lucha entre los opresores y los oprimidos, la lucha de clases, todas ocurren en el campo de la política y crean un espacio para diferentes maniobras.
Sin embargo, las relaciones económicas son determinantes en el análisis final y, debido a la dependencia de Turquía en términos de ser una colonia económico-financiera, su margen de maniobra queda en cierta medida. Esta extensión se detiene donde las maniobras políticas amenazan los intereses de la oligarquía financiera como clase. Si la oligarquía financiera se enfrenta a tal amenaza, no dudará en convertir esta dependencia colonial económico-financiera en un chantaje político contra Erdogan. Sin embargo, algunas partes de la oligarquía financiera ya han comenzado a presentar otras alternativas políticas burguesas que se materializan en los intentos de los antiguos compañeros de Erdogan de fundar nuevos partidos, o en el "surgimiento" de la oposición burguesa, el Partido Popular Republicano ( CHP ), con su nueva figura política İmamoğlu, el nuevo electo alcalde de Estambul.
Con todo, tal como se ve en la crisis del S-400, el jefe fascista Erdogan parece continuar sosteniendo el "arma rusa" para crear un margen de maniobra contra la hegemonía estadounidense que se presenta como un obstáculo coyuntural para el colonialismo turco para comenzar una ocupación inmediata en Rojava. Hasta ahora, ser excluido del programa F-35 no parece ser suficiente para que este miembro "travieso" de la OTAN se aparte de su camino. Los límites "antiimperialistas" del estado turco se mostrarán después de una posible derrota en Rojava u otras sanciones de los Estados Unidos.

 

 

Archivo

 

2019
Agosto Julio
Junio Mayo
Abril Marzo
Febrero Enero
2018
Diciembre Octubre
Septiembre Junio

 

¿Por Qué El Estado Turco Quiere El S-400?
fc Share on Twitter

 

 

Boletín Internacional / Agosto 2019 / N° 201 

El conflicto S-400 entre los Estados Unidos y el estado turco ha pasado su primera ronda como el primer lote de los sistemas de defensa antimisiles S-400 rusos entregados el 25 de julio. Los EEUU han respondido a esta medida excluyendo a Turquía de la participación industrial de la Programa F-35.
Como recordamos, las negociaciones sobre el S-400 entre Turquía y Rusia comenzaron en 2016, un año después de que Turquía derribó un avión ruso cerca de su frontera con Siria en 2015, que se presentó como un proyecto de ley para compensar la crisis del derribo del avión. Yendo en paralelo con un notable proceso de acercamiento entre dos estados, que se ha desarrollado especialmente sobre sus políticas conjeturalmente coincidentes sobre Siria, las negociaciones S-400 resultaron en un acuerdo de millones de dólares a fines de 2017, bajo el cual Rusia acordó suministrar a Turquía, un miemro estado de la OTAN, con cuatro baterías del S-400. Desde entonces, a pesar de la objeción del gran jefe de la OTAN, incluidas las "amenazas" verbales que señalan diversas sanciones, el estado turco ha conservado principalmente su posición y ha realizado algunos pagos por adelantado, además de recibir préstamos de Rusia. Mientras que el jefe fascista Erdogan ha estado promocionando este proceso como un paso valiente de la nación turca desafiando al sistema imperialista (!), la Federación Rusa, por otro lado, disfrutó de un beneficio importante no solo en un sentido económico sino también político.
Entonces, ¿cuál fue la razón real detrás de Turquía para insistir en el sistema S-400, en lugar del sistema de defensa antimisiles Patriot de la OTAN a expensas de profundizar su conflicto con los Estados Unidos? ¿Está llevando a cabo una lucha antiimperialista contra los Estados Unidos?
Por supuesto no. Al igual que en sus primeros años en el poder, el jefe fascista Erdogan continúa trabajando junto con los Estados Unidos, el FMI, el Banco Mundial y otros tipos de estados imperialistas y monopolios para eliminar cualquier tipo de obstáculos económicos y políticos contra Turquía para seguir siendo una colonia económico-financiera. Los monopolios imperialistas y sus colaboradores integrados, la burguesía monopolista, todavía están explotando a las masas trabajadoras con los métodos más brutales y no hay ningún obstáculo para que dejen que las ganancias fluyan fuera del país. Ni los Estados Unidos ni Erdogan permitirán que se arruine su hermandad de explotación capitalista.
Entonces, ¿por qué Turquía se volvió para profundizar su conflicto con los Estados Unidos comprando el sistema de defensa antimisiles S-400 de Rusia? La respuesta no es otra cosa que la lucha de liberación kurda, la revolución de Rojava.
Si recordamos los primeros años de la guerra civil siria, vemos que Erdogan fue el socio más leal de los EEUU, debido a su apetito sangriento por beneficiarse de un vacío de hegemonía regional. Sin embargo, la liberación kurda evitaró este plan. Si la revolución de Rojava no hubiera comenzado, ya Siria se habría ocupado. Pero después del inicio de la revolución de Rojava y la guerra heroica de las fuerzas revolucionarias contra el ISIS, los EEUU se fueron obligados a construir una alianza táctica con el YPG. Esto llevó a la aproximación del estado turco a Rusia para destruir las ganancias del pueblo kurdo. El jefe fascista Erdogan es muy consciente del hecho de que ni su hegemonía regional ni su propia existencia fascista podrían preservarse a menos que se liquide la revolución de Rojava. Este miedo existencial al estado turco de la lucha de liberación kurda es la razón real para comprar el sistema de defensa antimisiles S-400.
Se puede decir que las fuerzas de Rojava no tienen misiles que amenacen a Turquía. Si es cierto. Es por eso que el S-400 no tiene un significado militar en esta imagen, pero Erdogan usa esta "arma política" como rescate por acercarse a Rusia para que los Estados Unidos toman distania de los kurdos en Rojava, o al menos, hacerlos totalmente neutrales contra su hostilidad fascista y colonialista.
En esta ecuación, el jefe fascista y su equipo se están acercando cada vez más a Rusia para salvar su futuro político, mientras que Rusia aprovecha todas las oportunidades para atraer a Turquía a su lado. Sin embargo, las relaciones económicas y los intereses de clase pueden obligar al jefe fascista a cambiar su camino de nuevo.
Digámoslo una vez más: Turquía es una colonia económico-financiera de los monopolios mundiales. Los estados imperialistas y sus estados colaboradores locales son los representantes de los intereses de la oligarquía financiera global y sus burguesías monopolistas colaboradoras. La economía turca se ha integrado con el mercado mundial dominado por los monopolios mundiales, y Erdoğan ha desempeñado un papel importante en este proceso. Con cualquier tipo de administración burguesa, Turquía no puede cambiar las tornas.
Entonces, si bien Turquía tiene estas relaciones económicas totalmente integradas con la oligarquía financiera, ¿tiene el poder de construir la superestructura política de la manera opuesta? Aquí, no defendemos que las relaciones económicas determinen la superestructura política como una copia. Esto no sería otra cosa que el determinismo económico. No hay duda de que las contradicciones entre las clases dominantes, la lucha entre los opresores y los oprimidos, la lucha de clases, todas ocurren en el campo de la política y crean un espacio para diferentes maniobras.
Sin embargo, las relaciones económicas son determinantes en el análisis final y, debido a la dependencia de Turquía en términos de ser una colonia económico-financiera, su margen de maniobra queda en cierta medida. Esta extensión se detiene donde las maniobras políticas amenazan los intereses de la oligarquía financiera como clase. Si la oligarquía financiera se enfrenta a tal amenaza, no dudará en convertir esta dependencia colonial económico-financiera en un chantaje político contra Erdogan. Sin embargo, algunas partes de la oligarquía financiera ya han comenzado a presentar otras alternativas políticas burguesas que se materializan en los intentos de los antiguos compañeros de Erdogan de fundar nuevos partidos, o en el "surgimiento" de la oposición burguesa, el Partido Popular Republicano ( CHP ), con su nueva figura política İmamoğlu, el nuevo electo alcalde de Estambul.
Con todo, tal como se ve en la crisis del S-400, el jefe fascista Erdogan parece continuar sosteniendo el "arma rusa" para crear un margen de maniobra contra la hegemonía estadounidense que se presenta como un obstáculo coyuntural para el colonialismo turco para comenzar una ocupación inmediata en Rojava. Hasta ahora, ser excluido del programa F-35 no parece ser suficiente para que este miembro "travieso" de la OTAN se aparte de su camino. Los límites "antiimperialistas" del estado turco se mostrarán después de una posible derrota en Rojava u otras sanciones de los Estados Unidos.