¡Manos Fuera de Rojava!
Share on Facebook Share on Twitter

 
Otros artículos
 

 

 Boletín Internacional / Edición 202 / Septiembre 2019

El estado turco colonialista neo-otomano está intensificando su agresión de guerra en Rojava, que ha progresado como el primer ejemplo de revolución en el siglo XXI. Además de aumentar sus tropas a lo largo de la frontera, el jefe fascista Erdogan continúa difundiendo declaraciones que señalan una inmensa operación militar en el "este del río Éufrates", es decir, en las tierras libres de Rojava.
Aunque esto puede parecer una historia antigua para aquellos que están familiarizados con los repetidos preparativos hostiles y las declaraciones de Erdogan contra Rojava durante al menos más de 4 años, la situación actual parece diferente de las anteriores, lo que nos lleva a decir que ahora el esperado ataque de ocupación está en la puerta.
Beneficiándose de las contradicciones entre las potencias imperialistas en la región, hasta ahora el estado turco ha logrado colarse en Siria y convertirse en una potencia militar junto con sus numerosas pandillas yihadistas. Aunque su principal motivación es establecer y romper el progreso político del movimiento de liberación kurdo, el sueño colonial neo-otomano de Erdogan siempre ha estado en curso, buscando difundir su poder colonial no solo en Siria sino también en el norte de Irak. Sin embargo, este sueño no se ha actualizado como los movimientos de un actor independiente hasta ahora, sino que se mantuvo dependiente del permiso de las potencias imperialistas. Aunque la particular forma convincente de este falso sultán otomano jugó un papel importante para llenar el vacío que surgía de las contradicciones de los imperialistas, todas sus invasiones, como las de la región de Jarablus-Azaz o Afrin, así como sus "puestos de observación" que se desplegaron para proteger numerosas pandillas yihadistas en Idlib, habían sido condicionadas al permiso de esas potencias imperialistas; ya sea Rusia o los Estados Unidos, o ambos juntos.
Por lo tanto, el estado turco ha intensificado sus esfuerzos convincentes para obtener un permiso de los EE.UU. Para un ataque de ocupación en Rojava, que se expuso como un "corredor de paz" que se creará al este del río Eufrates. Para el estado turco, jugar la carta rusa como miembro de la OTAN ha sido la mayor presión sobre los EE.UU., que no busca perder su gendarme históricamente importante en el Medio Oriente, y estos esfuerzos finalmente han resultado en un progreso concreto que se anunció en Agosto; el acuerdo de "zona segura".
Según la declaración conjunta, el Turquía y los Estados Unidos acordaron establecer un centro de operaciones con sede en Turquía para establecer y administrar una zona segura en el norte y este de Siria. El acuerdo también abordó "la rápida implementación de medidas iniciales para abordar las preocupaciones de seguridad de Turquía", y aseguró que "se hará todo lo posible para que los sirios desplazados puedan regresar a su país".
Bajo el nombre de "corredor de paz", el estado turco está presionando para crear un área de 30 km de profundidad bajo su control militar a lo largo de la frontera, que se supone que está llena de "refugiados sirios" en Turquía. Porque, aparte de la necesidad de destruir el progreso revolucionario de los pueblos de Rojava, Erdogan también está tratando de encontrar un lugar para ubicar a sus pandillas yihadistas, que se ven presionadas en Idlib debido a las operaciones en curso del régimen de Assad respaldado por Rusia. Sin embargo, el acuerdo no especificó la altura y el tiempo en que se crearía la zona, ni la estructura de comando de las fuerzas que operarían allí. Desde agosto, se han llevado a cabo algunos pasos concretos hacia el acuerdo, como el establecimiento del centro de operaciones en la provincia turca de Urfa o un par de vuelos de observación conjuntos por encima de la frontera. Además, las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), que habían anunciado sus intenciones positivas de abandonar un área de 5 km de profundidad a lo largo de la frontera para ser custodiados por las fuerzas de seguridad locales de esas tierras, también se han recuperado en algunas áreas. Sin embargo, la ambigüedad sobre el tamaño y el dominio del área hasta ahora ha permanecido igual, aunque Erdogan siguió jugando la carta rusa mientras tanto, señalando los jets rusos SU esta vez como un contraataque a los sanciones de los EE.UU. y esta situación ambigua finalmente le permitió pasar de las implicaciones a las palabras directas el 5 de septiembre, junto con sobrepasar el equilibrio esta vez con la tarjeta de refugiado contra Europa: "Turquía está decidida a iniciar activamente la formación de una zona segura en Siria a lo largo de la línea oriental del río Eufrates a su manera en la última semana de septiembre (...) Puede ser que tengamos que dejar que ellos (los refugiados) crucen a Europa para obtener apoyo". Esta realidad nunca ha sido una sorpresa para las fuerzas revolucionarias de Rojava. La revolución no surgió con la ayuda de ninguna potencia imperialista o regional, ni está conformada y progresó hasta ahora bajo su influencia política. A expensas de miles de mártires y grandes sacrificios de los pueblos de Rojava, el progreso revolucionario siguió su propio camino y creó un poder democrático-popular basado en una organización comunal donde los pueblos de varias naciones, religiones y confesiones se gobiernan directamente en igualdad de condiciones. A este respecto, la revolución de Rojava es consciente del hecho de que su futuro no puede asegurarse confiando en los imperialistas; ¡La ocupación de Afrin ya ha demostrado este hecho! La "revolución" solo puede ser defendido por su propio poder revolucionario.
Un posible ataque colonialista contra Rojava no solo significa una guerra entre el estado turco y la revolución del Kurdistán. La guerra entre las fuerzas de la revolución de Rojava, que se convirtió en un ejemplo revolucionario para los pueblos de Medio Oriente al progresar y difundir su sistema emancipatorio popular-democrático y femenino sobre el norte y el este de Siria, y el estado turco fascista colonialista, que representa el reaccionarismo brutal, definitivamente será una batalla entre la revolución y la contrarrevolución.
Sí, a diferencia de confiar en las potencias imperialistas, la revolución puede defenderse con sus propias fuerzas revolucionarias, que no pueden considerarse sin la solidaridad internacional de las fuerzas progresistas y revolucionarias del mundo. Teniendo en cuenta el hecho de que ponerse del lado de la primera revolución del siglo XXI contra el colonialismo turco tiene un significado mucho más amplio que defender solo el Kurdistán o la revolución del Medio Oriente, es hora de defender la revolución mundial. ¡Convirtamos los sueños reaccionarios fascistas de Erdogan en una pesadilla al aumentar nuestra solidaridad revolucionaria internacional con la revolución de Rojava en todas partes!

 

Edición 202 / Septiembre 2019


 

Archivo

 

2019
Octubre Septiembre
Agosto Julio
Junio Mayo
Abril Marzo
Febrero Enero
2018
Diciembre Octubre

 

¡Manos Fuera de Rojava!
fc Share on Twitter

 

 

 Boletín Internacional / Edición 202 / Septiembre 2019

El estado turco colonialista neo-otomano está intensificando su agresión de guerra en Rojava, que ha progresado como el primer ejemplo de revolución en el siglo XXI. Además de aumentar sus tropas a lo largo de la frontera, el jefe fascista Erdogan continúa difundiendo declaraciones que señalan una inmensa operación militar en el "este del río Éufrates", es decir, en las tierras libres de Rojava.
Aunque esto puede parecer una historia antigua para aquellos que están familiarizados con los repetidos preparativos hostiles y las declaraciones de Erdogan contra Rojava durante al menos más de 4 años, la situación actual parece diferente de las anteriores, lo que nos lleva a decir que ahora el esperado ataque de ocupación está en la puerta.
Beneficiándose de las contradicciones entre las potencias imperialistas en la región, hasta ahora el estado turco ha logrado colarse en Siria y convertirse en una potencia militar junto con sus numerosas pandillas yihadistas. Aunque su principal motivación es establecer y romper el progreso político del movimiento de liberación kurdo, el sueño colonial neo-otomano de Erdogan siempre ha estado en curso, buscando difundir su poder colonial no solo en Siria sino también en el norte de Irak. Sin embargo, este sueño no se ha actualizado como los movimientos de un actor independiente hasta ahora, sino que se mantuvo dependiente del permiso de las potencias imperialistas. Aunque la particular forma convincente de este falso sultán otomano jugó un papel importante para llenar el vacío que surgía de las contradicciones de los imperialistas, todas sus invasiones, como las de la región de Jarablus-Azaz o Afrin, así como sus "puestos de observación" que se desplegaron para proteger numerosas pandillas yihadistas en Idlib, habían sido condicionadas al permiso de esas potencias imperialistas; ya sea Rusia o los Estados Unidos, o ambos juntos.
Por lo tanto, el estado turco ha intensificado sus esfuerzos convincentes para obtener un permiso de los EE.UU. Para un ataque de ocupación en Rojava, que se expuso como un "corredor de paz" que se creará al este del río Eufrates. Para el estado turco, jugar la carta rusa como miembro de la OTAN ha sido la mayor presión sobre los EE.UU., que no busca perder su gendarme históricamente importante en el Medio Oriente, y estos esfuerzos finalmente han resultado en un progreso concreto que se anunció en Agosto; el acuerdo de "zona segura".
Según la declaración conjunta, el Turquía y los Estados Unidos acordaron establecer un centro de operaciones con sede en Turquía para establecer y administrar una zona segura en el norte y este de Siria. El acuerdo también abordó "la rápida implementación de medidas iniciales para abordar las preocupaciones de seguridad de Turquía", y aseguró que "se hará todo lo posible para que los sirios desplazados puedan regresar a su país".
Bajo el nombre de "corredor de paz", el estado turco está presionando para crear un área de 30 km de profundidad bajo su control militar a lo largo de la frontera, que se supone que está llena de "refugiados sirios" en Turquía. Porque, aparte de la necesidad de destruir el progreso revolucionario de los pueblos de Rojava, Erdogan también está tratando de encontrar un lugar para ubicar a sus pandillas yihadistas, que se ven presionadas en Idlib debido a las operaciones en curso del régimen de Assad respaldado por Rusia. Sin embargo, el acuerdo no especificó la altura y el tiempo en que se crearía la zona, ni la estructura de comando de las fuerzas que operarían allí. Desde agosto, se han llevado a cabo algunos pasos concretos hacia el acuerdo, como el establecimiento del centro de operaciones en la provincia turca de Urfa o un par de vuelos de observación conjuntos por encima de la frontera. Además, las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), que habían anunciado sus intenciones positivas de abandonar un área de 5 km de profundidad a lo largo de la frontera para ser custodiados por las fuerzas de seguridad locales de esas tierras, también se han recuperado en algunas áreas. Sin embargo, la ambigüedad sobre el tamaño y el dominio del área hasta ahora ha permanecido igual, aunque Erdogan siguió jugando la carta rusa mientras tanto, señalando los jets rusos SU esta vez como un contraataque a los sanciones de los EE.UU. y esta situación ambigua finalmente le permitió pasar de las implicaciones a las palabras directas el 5 de septiembre, junto con sobrepasar el equilibrio esta vez con la tarjeta de refugiado contra Europa: "Turquía está decidida a iniciar activamente la formación de una zona segura en Siria a lo largo de la línea oriental del río Eufrates a su manera en la última semana de septiembre (...) Puede ser que tengamos que dejar que ellos (los refugiados) crucen a Europa para obtener apoyo". Esta realidad nunca ha sido una sorpresa para las fuerzas revolucionarias de Rojava. La revolución no surgió con la ayuda de ninguna potencia imperialista o regional, ni está conformada y progresó hasta ahora bajo su influencia política. A expensas de miles de mártires y grandes sacrificios de los pueblos de Rojava, el progreso revolucionario siguió su propio camino y creó un poder democrático-popular basado en una organización comunal donde los pueblos de varias naciones, religiones y confesiones se gobiernan directamente en igualdad de condiciones. A este respecto, la revolución de Rojava es consciente del hecho de que su futuro no puede asegurarse confiando en los imperialistas; ¡La ocupación de Afrin ya ha demostrado este hecho! La "revolución" solo puede ser defendido por su propio poder revolucionario.
Un posible ataque colonialista contra Rojava no solo significa una guerra entre el estado turco y la revolución del Kurdistán. La guerra entre las fuerzas de la revolución de Rojava, que se convirtió en un ejemplo revolucionario para los pueblos de Medio Oriente al progresar y difundir su sistema emancipatorio popular-democrático y femenino sobre el norte y el este de Siria, y el estado turco fascista colonialista, que representa el reaccionarismo brutal, definitivamente será una batalla entre la revolución y la contrarrevolución.
Sí, a diferencia de confiar en las potencias imperialistas, la revolución puede defenderse con sus propias fuerzas revolucionarias, que no pueden considerarse sin la solidaridad internacional de las fuerzas progresistas y revolucionarias del mundo. Teniendo en cuenta el hecho de que ponerse del lado de la primera revolución del siglo XXI contra el colonialismo turco tiene un significado mucho más amplio que defender solo el Kurdistán o la revolución del Medio Oriente, es hora de defender la revolución mundial. ¡Convirtamos los sueños reaccionarios fascistas de Erdogan en una pesadilla al aumentar nuestra solidaridad revolucionaria internacional con la revolución de Rojava en todas partes!