Serêkaniyê - Notas de la resistencia
Share on Facebook Share on Twitter

 
Otros artículos
 

 

Boletín Internacional / dición 205 / Diciembre 2019

Para les honorables luchadores de la resistencia del mañana

Estamos pasando por un momento de la historia en el que los pueblos del mundo se levantan simultáneamente. América Latina se ha despertado, Argelia y Sudán se están rebelando, Irak, Libia y Kurdistán han despartado. La ira que se ha extendido por los corazones de los oprimidos está inundando las calles como un faro y la necesidad de una guerra revolucionaria contra la contrarrevolución es cada vez más evidente.
Es obvio que el factor que determina el destino de los levantamientos por los que estamos pasando hoy y por los que pasaremos mañana es la guerra revolucionaria misma. Rojava, donde un levantamiento coincidió con una guerra revolucionaria y se ganó la victoria con grandes sacrificios, es lo que merece el nombre de la revolución de vanguardia. La experiencia de Rojava de liberar las ciudades bajo la ocupación metro por metro, tiene el valioso potencial de poder encender luchas revolucionarias.
Estamos cerca de terminar el primer mes de la honorable resistencia de Serêkaniyê, y encontramos el nombre de esta resistencia anotado en la historia como una de las mejores experiencias de resistencia en la Revolución de Rojava. Comprender esta gran resistencia revolucionaria y la guerra es tan importante para dirigir la revolución de Rojava hacia su futuro como un faro pionero para los levantamientos populares en todo el mundo.

La primera regla de guerra es prepararlo
Los aviones de combate comenzaron a bombardear el Batallón Şehit Serkan y el Regimiento Şehit Alişer Deniz el 9 de octubre, y en ese mismo día, una lucha de resistencia honorable e ininterrumpida por la historia de la guerra revolucionaria de los oprimidos creó una experiencia significativa y altamente tópica. Sobre todo, se equivocó al creer que la tecnología era el bien más importante de la humanidad. Fue aquí donde se mostró al mundo cómo una resistencia organizada como un pequeño ejército podría organizar una enorme resistencia frente a la República Turca, que estaba ocupada por aviones de guerra, tanques, balas, morteros.
Desde esta perspectiva, la resistencia de Serêkaniyê está llena de evidencia de cómo el segundo ejército más grande de la OTAN ha enfrentado situaciones desesperadas contra una fuerza organizada. Con este nivel de preparación para la resistencia Serêkaniyê, se logró que "un puñado" de vanguardias sacrificadas y militantes progresistas autodefensivos de las masas, a pesar de todas las desventajas, obligaron a las pandillas de la República Turca a ponerse de rodillas deje que su equipo técnico altamente desarrollado falle tanto en el aire como en el suelo y obligue al lado enemigo a un alto el fuego.
Desde el primer momento de la revolución de Rojava, toda la experiencia ha demostrado que la preparación revolucionaria es el primer requisito previo para la victoria. Desde la perspectiva de la honorable resistencia de Serêkaniyê, se puede decir que se han hecho preparativos en varias áreas militares y políticas clave.
Debido a que la preparación no es un trabajo organizativo unilateral, las tareas de diferentes pesos se llevan a cabo simultáneamente y juntas. Para que la resistencia tenga éxito, solo la preparación militar o la preparación política no es suficiente. A veces, incluso organizar estos dos trabajos puede no ser suficiente para garantizar lo más básico. La preparación requiere la creación de claridad en toda la conciencia organizativa, la creación de la superestructura social, la organización de la gente y, en primer lugar, los preparativos necesarios con respecto a la logística, las posiciones de la lucha y la munición. Todo está bajo la autoridad de las posibilidades materiales y existe la obligación de crear nuevas posibilidades.
En este sentido, la experiencia de preparar militarmente la resistencia de Serêkaniyê ha demostrado que las cosas inevitablemente se vuelven más intensas y que el poder de permanencia es esencial. Los preparativos básicos que se hicieron fueron el trabajo del túnel subterráneo, el entrenamiento para las tareas de combate y el entrenamiento ideológico-militar de las fuerzas, eso otorga a la resistencia una gran fuerza. La perspectiva rectora de estos preparativos es mantener la resistencia el mayor tiempo posible, extenderla tanto como sea posible y poder luchar contra los ocupantes convirtiendo la guerra en una guerra popular.
Preparar la guerra revolucionaria también significa posicionarse de acuerdo con los movimientos del enemigo. El trabajo preparatorio que comenzó en los primeros días de una resistencia honorable ha girado en torno a poner fin a la superioridad técnica del enemigo. En particular, el trabajo en los sistemas de túneles subterráneos fue un resultado directo de esto. Estos sistemas de túneles se construyeron para garantizar el reabastecimiento de municiones y el cumplimiento de las necesidades logísticas, poner a salvo a las personas heridas y atacar con el método de golpear y retraerse y poder desaparecer bajo tierra nuevamente. Al mismo tiempo, este sistema es la forma más efectiva de hacer que los aviones de reconocimiento y combate, que el enemigo usa más que cualquier otra cosa, sean inútiles.
Si queremos que la resistencia de estas pequeñas ciudades sea comprensible, entonces nuestro primer tema debe ser cómo Serêkaniyê entendió cómo organizarse y prepararse frente al enemigo. Al mismo tiempo, las causas de las deficiencias de esta resistencia están ocultas aquí. A pesar del conocimiento de las formas de movimiento del otro lado, algunos de los preparativos en el momento de la guerra se volvieron contra las fuerzas de la revolución.
Otra experiencia importante de la resistencia Serêkaniyê que debe destacarse es la preparación y organización de la estructura de toda la ciudad y toda la arquitectura de acuerdo con las necesidades de la guerra. Casi una ciudad subterránea real fue construida contra el ataque del ejército de ocupación. Se ha considerado que todo permite una resistencia larga y persistente. La construcción de los puestos al aire libre también estuvo vinculada al trabajo en los túneles debajo de la ciudad. El acceso al sistema de túneles se creó en casas, jardines, calles y callejones para poder aumentar las fuerzas en estas posiciones con municiones y logística.
Comenzando con el estudio de las estructuras geográficas y sociológicas, se recopiló el conocimiento de la ciudad al más alto nivel, de modo que fue posible determinar qué sucedió en la ciudad, como conductores.
Preparativos militares y claridad ideológica
La guerra tiene sus propios medios. Si no puede utilizar estos medios de manera completa y suficiente, no podrá influir en el curso de la guerra. La guerra sobre Serêkaniyê también tiene importantes lecciones a este respecto. Está claro que estos preparativos siguieron el patrón de movimiento del ejército enemigo. Podemos decir que estos preparativos, incluso si se hicieron en el momento adecuado, también han debilitado el alcance y el curso de la resistencia.
En los primeros días de la guerra de ocupación, los ocupantes entendieron que enfrentarían armas pesadas y sabotaje por parte de las fuerzas revolucionarias. Y que no tendrán un descanso. Las fuerzas de la revolución construyeron su propia defensa basada en su análisis de los patrones de movimiento del enemigo y las lecciones aprendidas de los ataques anteriores. Los depósitos de municiones se llenaron según las necesidades y se distribuyeron a diferentes partes de la ciudad.
En este sentido, la tarea de construir fuerzas militares como un pilar importante de preparación siempre ha estado en la agenda. La educación y las discusiones sobre la naturaleza desigual de nuestra guerra proporcionan una mejor comprensión de la necesidad de un ejército revolucionario. Por esta razón, el entrenamiento con las fuerzas militares en tácticas ideológicas militares fue parte de los preparativos para la guerra. Desde un punto de vista militar, el desarrollo de la perseverancia y la disciplina es un elemento de la educación. Y una parte aún más importante son las ramas de la educación que tienen como objetivo superar la desigualdad técnica y desarrollar aún más la calidad de las fuerzas. Pero un deber en cualquier guerra es una comando con altas capacidades. Con este objetivo, el entrenamiento ideológico militar sobre tácticas debe llevarse a cabo sistemáticamente.
Pero dentro de esta parte de los preparativos, el aspecto ideológico es al menos tan importante como el militar. La guerra sobre Serêkaniyê, los éxitos y fracasos de esta guerra, lo hizo aún más claro. Es importante darse cuenta de que aquellos que han formado la columna vertebral de la resistencia y que han resistido con fe y sacrificio son les cuadros. Esta determinación ha desarrollado un carácter simbólico en el entorno estrecho. En la primera línea de Serêkaniyê, una regla fundamental que se aprende es que las luchas de les comandantes o las vanguardias mismas crean coraje y audacia. Pero aunque esta ideología se ha extendido por toda la estructura de lucha y se ha extendido gradualmente a la gente, también hay algunas debilidades que se han vuelto claras.
Otro aspecto de explicar el significado ideológico es que la idea de "nunca escapar de la guerra" ha llegado hasta cierto punto a los corazones y las mentes. Ocasionalmente ha sucedido que las mentiras del mundo imperialista podrían tener una influencia inhibitoria en los preparativos militares. En algunos lugares, la confianza en el poder de les oprimidos ha sido débil. Ha quedado claro que la confianza en uno mismo y en la revolución, que era el prerrequisito básico para poder resistir a Serêkaniyê, son valores que deben internalizarse para poder defender la revolución.
La clave de la victoria: armar al pueblo
Se ha dejado claro una vez más que es un deber fundamental de la revolución resistir por el honor y la libertad. En los próximos días veremos que la Revolución de Rojava se organizará mucho más que antes, basado en las lecciones que aprende de su propia experiencia.
La primera tarea en la organización de la autodefensa de la gente en resistencia es preparar las instituciones que no son parte del ejército revolucionario para la guerra. Con esta perspectiva, la forma de trabajar y las tareas de las instituciones de la revolución se han reorganizado de acuerdo con los requisitos de la guerra. Todas las posibilidades de todas las áreas de trabajo, dondequiera que se encuentren, comenzando con todo el trabajo dentro de los pueblos, se han centrado en la guerra. Las tareas anteriores se han organizado para interrelacionarse con las necesidades de la guerra. Pero no todos estos preparativos han llevado al mismo grado de éxito.
Como dije, en paralelo con este trabajo, se lanzó una campaña política para armar al pueblo, hubo capacitación en autodefensa entre mujeres y hombres jóvenes voluntarios, asambleas de autodefensa en los municipios y varios trabajos en el contexto de los preparativos de guerra. Fueron creados para integrar a las masas conectadas a la vanguardia en las luchas.
Pero no se puede negar que hubo algunas lagunas en estos preparativos intensivos. Es importante señalar estos puntos deficientes para aclarar los siguientes pasos.
En primer lugar, se deben poner en marcha los preparativos concretos y prácticos y dependiendo de los preparativos generales de guerra dentro de la sociedad. En particular, la primera tarea fundamental de la revolución, la columna vertebral de la autodefensa del pueblo, es la formación del pueblo en el sentido ideológico y la obtención de posiciones contra la política de ocupación fascista.
Pero de todos modos, parte de las deficiencias en Serêkaniyê era lograr que los otros estratos de la sociedad pelearan, quienes participarían en las fuerzas militares asociadas con la realidad de un pueblo organizado y armado en un sistema militar. Echemos un vistazo más de cerca a las deficiencias prácticas en este punto: la formación y las posiciones de las fuerzas de autodefensa fundadas por distrito por distrito y bloque de pisos por bloque de pisos fue débil e insuficiente. No se ha organizado lo suficiente como para desarrollar las fuerzas de autodefensa cualitativamente y prepararlas para su trabajo práctico esperado.
Junto con todo esto, las políticas de los gobernantes e imperialistas hacia la revolución de Rojava han dejado una seria barrera para la confianza del pueblo en su propia fuerza y han llevado al resultado de que la gente no estaba psicológicamente preparada en este proceso intenso y violento lo suficiente. Tampoco fue posible convertir esta vacilación en la intensa atmósfera cálida. La gente no dudó en brindar apoyo a los combatientes y proporcionar sus hogares y recursos para las necesidades de la guerra. Y debe enfatizarse nuevamente: un número significativo de los pueblos de Rojava, casi cien mil, están completamente listos para llevar a cabo sus tareas en las filas del ejército revolucionario. Las deficiencias restantes consistían en organizar los estratos no militares de las personas en el marco de la autodefensa civil.
Es obvio que el momento y la conducción de la guerra, dependiendo del nivel de preparación, se enriquecerán en futuras luchas revolucionarias con los recursos y la experiencia acumulados. Pero se supone que ese es el tema de otro artículo. Los aspectos que tienen que ver con la preparación de la guerra deben mencionarse aquí. En este contexto, el camarada Baran Serhat, que fue un guerrero de Serêkaniyê, ha sido confirmado en sus palabras. Siempre dijo que la victoria ama la preparación. Las mayores victorias de mañana también se lograrán mediante una gran preparación. Al confiar en estos preparativos, la Revolución de Rojava liberará el suelo bajo la ocupación.
(Estas notas fueron escritas por combatientes de la resistencia de Serêkaniyê después del primer mes de resistencia histórica contra el fascismo turco).

 

 

Archivo

 

2019
Diciembre Noviembre
Octubre Septiembre
Agosto Julio
Junio Mayo
Abril Marzo
Febrero Enero

 

Serêkaniyê - Notas de la resistencia
fc Share on Twitter

 

 

Boletín Internacional / dición 205 / Diciembre 2019

Para les honorables luchadores de la resistencia del mañana

Estamos pasando por un momento de la historia en el que los pueblos del mundo se levantan simultáneamente. América Latina se ha despertado, Argelia y Sudán se están rebelando, Irak, Libia y Kurdistán han despartado. La ira que se ha extendido por los corazones de los oprimidos está inundando las calles como un faro y la necesidad de una guerra revolucionaria contra la contrarrevolución es cada vez más evidente.
Es obvio que el factor que determina el destino de los levantamientos por los que estamos pasando hoy y por los que pasaremos mañana es la guerra revolucionaria misma. Rojava, donde un levantamiento coincidió con una guerra revolucionaria y se ganó la victoria con grandes sacrificios, es lo que merece el nombre de la revolución de vanguardia. La experiencia de Rojava de liberar las ciudades bajo la ocupación metro por metro, tiene el valioso potencial de poder encender luchas revolucionarias.
Estamos cerca de terminar el primer mes de la honorable resistencia de Serêkaniyê, y encontramos el nombre de esta resistencia anotado en la historia como una de las mejores experiencias de resistencia en la Revolución de Rojava. Comprender esta gran resistencia revolucionaria y la guerra es tan importante para dirigir la revolución de Rojava hacia su futuro como un faro pionero para los levantamientos populares en todo el mundo.

La primera regla de guerra es prepararlo
Los aviones de combate comenzaron a bombardear el Batallón Şehit Serkan y el Regimiento Şehit Alişer Deniz el 9 de octubre, y en ese mismo día, una lucha de resistencia honorable e ininterrumpida por la historia de la guerra revolucionaria de los oprimidos creó una experiencia significativa y altamente tópica. Sobre todo, se equivocó al creer que la tecnología era el bien más importante de la humanidad. Fue aquí donde se mostró al mundo cómo una resistencia organizada como un pequeño ejército podría organizar una enorme resistencia frente a la República Turca, que estaba ocupada por aviones de guerra, tanques, balas, morteros.
Desde esta perspectiva, la resistencia de Serêkaniyê está llena de evidencia de cómo el segundo ejército más grande de la OTAN ha enfrentado situaciones desesperadas contra una fuerza organizada. Con este nivel de preparación para la resistencia Serêkaniyê, se logró que "un puñado" de vanguardias sacrificadas y militantes progresistas autodefensivos de las masas, a pesar de todas las desventajas, obligaron a las pandillas de la República Turca a ponerse de rodillas deje que su equipo técnico altamente desarrollado falle tanto en el aire como en el suelo y obligue al lado enemigo a un alto el fuego.
Desde el primer momento de la revolución de Rojava, toda la experiencia ha demostrado que la preparación revolucionaria es el primer requisito previo para la victoria. Desde la perspectiva de la honorable resistencia de Serêkaniyê, se puede decir que se han hecho preparativos en varias áreas militares y políticas clave.
Debido a que la preparación no es un trabajo organizativo unilateral, las tareas de diferentes pesos se llevan a cabo simultáneamente y juntas. Para que la resistencia tenga éxito, solo la preparación militar o la preparación política no es suficiente. A veces, incluso organizar estos dos trabajos puede no ser suficiente para garantizar lo más básico. La preparación requiere la creación de claridad en toda la conciencia organizativa, la creación de la superestructura social, la organización de la gente y, en primer lugar, los preparativos necesarios con respecto a la logística, las posiciones de la lucha y la munición. Todo está bajo la autoridad de las posibilidades materiales y existe la obligación de crear nuevas posibilidades.
En este sentido, la experiencia de preparar militarmente la resistencia de Serêkaniyê ha demostrado que las cosas inevitablemente se vuelven más intensas y que el poder de permanencia es esencial. Los preparativos básicos que se hicieron fueron el trabajo del túnel subterráneo, el entrenamiento para las tareas de combate y el entrenamiento ideológico-militar de las fuerzas, eso otorga a la resistencia una gran fuerza. La perspectiva rectora de estos preparativos es mantener la resistencia el mayor tiempo posible, extenderla tanto como sea posible y poder luchar contra los ocupantes convirtiendo la guerra en una guerra popular.
Preparar la guerra revolucionaria también significa posicionarse de acuerdo con los movimientos del enemigo. El trabajo preparatorio que comenzó en los primeros días de una resistencia honorable ha girado en torno a poner fin a la superioridad técnica del enemigo. En particular, el trabajo en los sistemas de túneles subterráneos fue un resultado directo de esto. Estos sistemas de túneles se construyeron para garantizar el reabastecimiento de municiones y el cumplimiento de las necesidades logísticas, poner a salvo a las personas heridas y atacar con el método de golpear y retraerse y poder desaparecer bajo tierra nuevamente. Al mismo tiempo, este sistema es la forma más efectiva de hacer que los aviones de reconocimiento y combate, que el enemigo usa más que cualquier otra cosa, sean inútiles.
Si queremos que la resistencia de estas pequeñas ciudades sea comprensible, entonces nuestro primer tema debe ser cómo Serêkaniyê entendió cómo organizarse y prepararse frente al enemigo. Al mismo tiempo, las causas de las deficiencias de esta resistencia están ocultas aquí. A pesar del conocimiento de las formas de movimiento del otro lado, algunos de los preparativos en el momento de la guerra se volvieron contra las fuerzas de la revolución.
Otra experiencia importante de la resistencia Serêkaniyê que debe destacarse es la preparación y organización de la estructura de toda la ciudad y toda la arquitectura de acuerdo con las necesidades de la guerra. Casi una ciudad subterránea real fue construida contra el ataque del ejército de ocupación. Se ha considerado que todo permite una resistencia larga y persistente. La construcción de los puestos al aire libre también estuvo vinculada al trabajo en los túneles debajo de la ciudad. El acceso al sistema de túneles se creó en casas, jardines, calles y callejones para poder aumentar las fuerzas en estas posiciones con municiones y logística.
Comenzando con el estudio de las estructuras geográficas y sociológicas, se recopiló el conocimiento de la ciudad al más alto nivel, de modo que fue posible determinar qué sucedió en la ciudad, como conductores.
Preparativos militares y claridad ideológica
La guerra tiene sus propios medios. Si no puede utilizar estos medios de manera completa y suficiente, no podrá influir en el curso de la guerra. La guerra sobre Serêkaniyê también tiene importantes lecciones a este respecto. Está claro que estos preparativos siguieron el patrón de movimiento del ejército enemigo. Podemos decir que estos preparativos, incluso si se hicieron en el momento adecuado, también han debilitado el alcance y el curso de la resistencia.
En los primeros días de la guerra de ocupación, los ocupantes entendieron que enfrentarían armas pesadas y sabotaje por parte de las fuerzas revolucionarias. Y que no tendrán un descanso. Las fuerzas de la revolución construyeron su propia defensa basada en su análisis de los patrones de movimiento del enemigo y las lecciones aprendidas de los ataques anteriores. Los depósitos de municiones se llenaron según las necesidades y se distribuyeron a diferentes partes de la ciudad.
En este sentido, la tarea de construir fuerzas militares como un pilar importante de preparación siempre ha estado en la agenda. La educación y las discusiones sobre la naturaleza desigual de nuestra guerra proporcionan una mejor comprensión de la necesidad de un ejército revolucionario. Por esta razón, el entrenamiento con las fuerzas militares en tácticas ideológicas militares fue parte de los preparativos para la guerra. Desde un punto de vista militar, el desarrollo de la perseverancia y la disciplina es un elemento de la educación. Y una parte aún más importante son las ramas de la educación que tienen como objetivo superar la desigualdad técnica y desarrollar aún más la calidad de las fuerzas. Pero un deber en cualquier guerra es una comando con altas capacidades. Con este objetivo, el entrenamiento ideológico militar sobre tácticas debe llevarse a cabo sistemáticamente.
Pero dentro de esta parte de los preparativos, el aspecto ideológico es al menos tan importante como el militar. La guerra sobre Serêkaniyê, los éxitos y fracasos de esta guerra, lo hizo aún más claro. Es importante darse cuenta de que aquellos que han formado la columna vertebral de la resistencia y que han resistido con fe y sacrificio son les cuadros. Esta determinación ha desarrollado un carácter simbólico en el entorno estrecho. En la primera línea de Serêkaniyê, una regla fundamental que se aprende es que las luchas de les comandantes o las vanguardias mismas crean coraje y audacia. Pero aunque esta ideología se ha extendido por toda la estructura de lucha y se ha extendido gradualmente a la gente, también hay algunas debilidades que se han vuelto claras.
Otro aspecto de explicar el significado ideológico es que la idea de "nunca escapar de la guerra" ha llegado hasta cierto punto a los corazones y las mentes. Ocasionalmente ha sucedido que las mentiras del mundo imperialista podrían tener una influencia inhibitoria en los preparativos militares. En algunos lugares, la confianza en el poder de les oprimidos ha sido débil. Ha quedado claro que la confianza en uno mismo y en la revolución, que era el prerrequisito básico para poder resistir a Serêkaniyê, son valores que deben internalizarse para poder defender la revolución.
La clave de la victoria: armar al pueblo
Se ha dejado claro una vez más que es un deber fundamental de la revolución resistir por el honor y la libertad. En los próximos días veremos que la Revolución de Rojava se organizará mucho más que antes, basado en las lecciones que aprende de su propia experiencia.
La primera tarea en la organización de la autodefensa de la gente en resistencia es preparar las instituciones que no son parte del ejército revolucionario para la guerra. Con esta perspectiva, la forma de trabajar y las tareas de las instituciones de la revolución se han reorganizado de acuerdo con los requisitos de la guerra. Todas las posibilidades de todas las áreas de trabajo, dondequiera que se encuentren, comenzando con todo el trabajo dentro de los pueblos, se han centrado en la guerra. Las tareas anteriores se han organizado para interrelacionarse con las necesidades de la guerra. Pero no todos estos preparativos han llevado al mismo grado de éxito.
Como dije, en paralelo con este trabajo, se lanzó una campaña política para armar al pueblo, hubo capacitación en autodefensa entre mujeres y hombres jóvenes voluntarios, asambleas de autodefensa en los municipios y varios trabajos en el contexto de los preparativos de guerra. Fueron creados para integrar a las masas conectadas a la vanguardia en las luchas.
Pero no se puede negar que hubo algunas lagunas en estos preparativos intensivos. Es importante señalar estos puntos deficientes para aclarar los siguientes pasos.
En primer lugar, se deben poner en marcha los preparativos concretos y prácticos y dependiendo de los preparativos generales de guerra dentro de la sociedad. En particular, la primera tarea fundamental de la revolución, la columna vertebral de la autodefensa del pueblo, es la formación del pueblo en el sentido ideológico y la obtención de posiciones contra la política de ocupación fascista.
Pero de todos modos, parte de las deficiencias en Serêkaniyê era lograr que los otros estratos de la sociedad pelearan, quienes participarían en las fuerzas militares asociadas con la realidad de un pueblo organizado y armado en un sistema militar. Echemos un vistazo más de cerca a las deficiencias prácticas en este punto: la formación y las posiciones de las fuerzas de autodefensa fundadas por distrito por distrito y bloque de pisos por bloque de pisos fue débil e insuficiente. No se ha organizado lo suficiente como para desarrollar las fuerzas de autodefensa cualitativamente y prepararlas para su trabajo práctico esperado.
Junto con todo esto, las políticas de los gobernantes e imperialistas hacia la revolución de Rojava han dejado una seria barrera para la confianza del pueblo en su propia fuerza y han llevado al resultado de que la gente no estaba psicológicamente preparada en este proceso intenso y violento lo suficiente. Tampoco fue posible convertir esta vacilación en la intensa atmósfera cálida. La gente no dudó en brindar apoyo a los combatientes y proporcionar sus hogares y recursos para las necesidades de la guerra. Y debe enfatizarse nuevamente: un número significativo de los pueblos de Rojava, casi cien mil, están completamente listos para llevar a cabo sus tareas en las filas del ejército revolucionario. Las deficiencias restantes consistían en organizar los estratos no militares de las personas en el marco de la autodefensa civil.
Es obvio que el momento y la conducción de la guerra, dependiendo del nivel de preparación, se enriquecerán en futuras luchas revolucionarias con los recursos y la experiencia acumulados. Pero se supone que ese es el tema de otro artículo. Los aspectos que tienen que ver con la preparación de la guerra deben mencionarse aquí. En este contexto, el camarada Baran Serhat, que fue un guerrero de Serêkaniyê, ha sido confirmado en sus palabras. Siempre dijo que la victoria ama la preparación. Las mayores victorias de mañana también se lograrán mediante una gran preparación. Al confiar en estos preparativos, la Revolución de Rojava liberará el suelo bajo la ocupación.
(Estas notas fueron escritas por combatientes de la resistencia de Serêkaniyê después del primer mes de resistencia histórica contra el fascismo turco).